História BEST FRIEND - KOOKV - Capítulo 2


Escrita por:

Postado
Categorias Bangtan Boys (BTS)
Personagens Jeon Jeongguk (Jungkook), Jung Hoseok (J-Hope), Kim Namjoon (RM), Kim Seokjin (Jin), Kim Taehyung (V), Min Yoongi (Suga), Park Jimin (Jimin)
Tags Bts, Kookv
Visualizações 4
Palavras 2.146
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Comédia, Drama (Tragédia), Ficção, Lemon, LGBT, Romance e Novela, Yaoi (Gay)
Avisos: Bissexualidade, Heterossexualidade, Homossexualidade, Sexo
Aviso legal
Os personagens encontrados nesta história são apenas alusões a pessoas reais e nenhuma das situações e personalidades aqui encontradas refletem a realidade, tratando-se esta obra, de uma ficção. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos, feita apenas de fã para fã sem o objetivo de denegrir ou violar as imagens dos artistas.

Capítulo 2 - I


    Su mente estaba nublada, sus nervios estaban sobrepasando los límites mientras observaba como uno a uno cada compañero suyo pasaba a realizar su presentación. En donde aun cuando bailar frente a sus profesores era algo común con un ambiente agradable, la tensión reinaba en el estudio con todos murmurando y otros temblando, era difícil mantenerse tranquilo.

Sintió en su mano aquel peculiar hormigueo por la cercanía de la mano contraria a solo unos milímetros de él, no necesitaba girar su rostro para saber quién era, podía sentir un impulso necesitado que iba aumentando y a su mente rogando casi a gritos sostenerla. Un suave roce accidental logro desestabilizar su razón y con todos sus sentimientos al punto del desborde por la urgencia de contacto, sostuvo la mano del castaño con temor.

—No deberías estar aquí, tu audición es en otro edificio Hyung.

—Mi audición se retrasó y tenía ganas de verte Junkookie... ¿te encuentras bien?

—Estoy nervioso, es la primera vez que bailare frente a un jurado, Hyung.

—Estoy seguro que lo harás bien, eres unos de los mejores de esta universidad, todo estará bien.

Pudo sentir como Tae afianzo el agarre entrelazando sus dedos mientras con un leve apretón trataba de callar cualquier pensamiento y aliviar por lo menos un poco los nervios del pelinegro. Jungkook pudo sentir su corazón calmarse, como si tener al castaño a su lado era lo único necesario para mantener paz dentro de sí.

El pelinegro poso sus ojos en sus mano, donde podía visualizar un agarre firme, sin vacilar. Era increíble la forma en la que ellos podían perderse del mundo solo con estar juntos pero sabiendo que aun cuando disfrutaba las muestras de afecto del castaño, Jungkook temía por cualquier mal entendido que esto pudiera causarle al castaño.

—Hyung, creo que deberías ir a tu edificio... Tal vez leer tus notas o algo así.

Su corazón sollozaba para evitar cualquier lejanía, pero su razón aun cuando siempre se desestabilizaba, lograba recordarle sus posiciones y los lugares en los cuales se encontraban. Siendo Jungkook el mejor amigo de Tae, debía protegerlo de cualquier malentendido y velar por todo lo mejor para él; pero el Jungkook enamorado de Tae, gritaba por mantenerlo egoístamente cerca y nunca soltarlo.

Siempre ganaba el mejor amigo.

Deshizo el agarre, tomando una distancia prudente de Tae; alzando su vista hasta aquellos ojos marrones, profundos, con una intensidad y desaprobación por aquella repentina separación. Tae no era del tipo discreto, era una persona bastante libre al momento de expresar sus ideas y sentimientos, Jungkook no necesitaba que palabas fueran pronunciadas por él para comprender. Taehyung estaba ahí, seguía ahí con el ceño, ahora, fruncido y con un puchero adornando su rostro.

—No es necesario que me apartes así- dijo en un leve susurro para ambos—y me quedaré a ver tu presentación, verte bailar me animará a superarme en mi presentación.

Jungkook sabía que no podría negarse mucho tiempo por más de que lo intentase, Tae era su debilidad y decir que tenerlo ahí lo molestaba sería mentir.

Solo debías decir "Fuerza", como todos los demás...

—Está bien Hyung, pero no grites nada y no hagas que te echen.

El pelinegro pudo ver el rostro de Tae iluminarse por esa respuesta afirmativa, aun cuando en sus planes originales estaban quedarse aun cuando esté rechazaba su presencia era más satisfactorio saber que no le molestaba tenerlo ahí para apoyarlo. Con unas miradas y sonrisas compartidas y aceptadas, ellos volvieron a perderse en su mundo.

—Número veintisiete, Jeon Jungkook.

Jungkook suspiro, viendo al castaño mandarle señales de apoyo y tratando de ahogar sus gritos. Subió al escenario despejando su mente y cuerpo, manteniendo su vista en la única persona que era capaz de brindarle seguridad.

La música empezó.

Tae observaba a Jungkook sin perderse ninguno de sus movimientos, como si no hubiera visto todos sus ensayos. Analizaba cada una de sus expresiones sin lograr desviar sus ojos de aquello profundos que en cada instante trataban de volver a él.

Sus miradas desesperadas por volver a encontrarse en cada movimiento que se impedía una continuidad, pero Tae pudo ver algo nuevo en Jungkook; una sonrisa asomarse por sus comisuras cuando dio el giro final y sus miradas se encontraban de nuevo.

El sonido de los aplausos lo sacaron de aquella cómoda sensación y desvió sus mirada a sus compañeros que lo felicitaban a gritos y otros expresando su aprobación con sus manos, giro su cuerpo en dirección a las personas que calificaban su baile, haciendo una reverencia a ellos, agradeciendo su tiempo y volviendo al lado del castaño.

—Lo hiciste genial, sabía que podías Junkookie —extendió el puño y el pelinegro correspondió el gesto- ¿debes quedarte hasta el final?-dijo mientras extendía una toalla y una botella de agua para el bailarín quien los correspondió.

—Gracias Hyung y la verdad, puedo salir mientras los demás siguen. Los resultados serán expuestos mañana, ¿deberíamos ir al edificio de tu audición?

—Debido a que mi audición comenzara en exactamente veinte minutos, sería conveniente. Y que mejor si el hermanito de Somin me acompaña, no creo que Somin noona me regañe si le llevo a su hermanito de visita.

—Utilizarme para que noona no te regañe es cruel, Hyung—dijo tratando de ocultar su risa, Tae siempre usaba a su hermana de excusa para ir a verlo y a él para evitar que ella lo regañe.

­—Sabes que te amo, Junkookie. Usarte de esa manera seria cruel, aunque Somin noona da mucho miedo.

Jungkook sintió su corazón acelerarse, aun cuando tenían años de amistad con Tae, no lograba acostumbrarse a sus demostraciones y expresiones, porque sabía que no existía ninguna rastro de mentira en su voz.

—Recogeré mis cosas—dijo soltando una risa al sentir al castaño recostar tu barbilla en su hombro—tampoco he tomado una ducha aun, ¿seguro no es mejor ir tú solo ahora?

—Quiero que estés en mi presentación, es más tranquilo cuando puedo verte mientras canto... Tú —el rostro de Tae cambio de uno reflexivo referente al tema a uno sonriente—Intenta llegar.

—Está bien Hyung, iré a los vestuarios, nos vemos luego.

☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄

Jungkook logro asearse y volver a sus prendas habituales, salió de los vestuarios con sus pertenencias observando a la cantidad de gente que ocupaba su tiempo en quitar sus nervios con uno que otro curioso mirando las presentaciones. Pudo observar como su amiga estaba perdida entre la gente buscando en aquel mar de personas a alguien, sonrió por lo adorable que se veía, aun cuando ella contaba con una estatura regular, las personas a su alrededor eran mucho más altas que ella lo cual le dificultaba su visual.

Fue abriéndose paso a ella, sosteniendo su mano para guiarla fuera de aquella multitud, riendo escandalosamente al escuchar sus quejas y sus intentos por justificar si estatura. La arrastro fuera del estudio y soltó su mano al lograr encontrarse en los pasillos con una cantidad reducida de personas.

—Lisa, no deberías estar aquí. Tae dijo que tienes que presentar tu pintura y tu edificio está al otro lado de la facultad.

Ella se posición frente a Jungkook y coloco su dedo índice de forma acusatoria sobre su pecho.

—Tú maldito insensible, deberías estar en el edificio de música para apoyar a Tae—soltó con el ceño fruncido, golpeando pecho y alejándose de él al ver una sonrisa asomarse en su amigo-Ah, me desesperas, él no debió venir junto a ti siendo que tenía que ensayar, él estaba más preocupado porque SU Junkookie estuviera nervioso.

—Primero, no soy un insensible, Tae vino hace poco y trate de mandarlo a de vuelta, pero sabes cómo es él, Lisa, si decide quedarse, lo hará. Segundo, no quería ir al edificio de música en mi estado, no quiero que Tae vuelva a recibir malos comentarios por mi culpa.

—Debes estar bromeando... No porque los descerebrados de sus compañeros digan que ir luego de un ensayo, es desagradable, solo porque estabas algo sudado y Tae saltaba igual sobre ti... debes estar bromeando, en serio.

—Siempre que vamos ahí, nos miran con asco y desaprobación, también estoy seguro de que lo tratan mal solo porque nosotros somos sus amigos, quiero ahorrarle eso a Tae.

—Esto está volviéndose molesto, en verdad no entiendo; si no estoy interesada en ellos o que Tae sea tan cariñoso con ambos, no tiene que ser algo que debamos ir y explicar.

Lisa empujo con sus manos los hombros de Jungkook para que se girase, realmente Lisa era una de las personas que más importantes en la vida de Jungkook y Tae, ella les decía que demostrar su cariño no tenía nada de malo, que si los demás no lo entendían podían irse a la mierda.

—Ya, ya, será más fácil si corremos, ¿no?

—Me parece una buena idea, el último en llegar lavara los platos luego de la cena.

Y dicho eso, Lisa empezó a correr, era divertido ver como aun cuando ellos sabían que Jungkook era más rápido, ella no se rendía solo por jugar un rato con él. Ambos corrían hombro a hombro y Lisa de pronto freno poniéndose de cuclillas.

Jungkook freno al ver a su amiga así y en un intento de ayudarla, se posiciono frente a ella y pudo sentir como con sus manos ella lo empujaba al suelo y se levantaba corriendo de vuelta al edificio de música. Una carcajada nació de él, porque aun cuando Lisa había hecho que perdiera, no pudo negar que su objetivo principal no era ganar, debido a que hoy era el turno de ir a cenar en la casa de Tae y quedarse más tiempo en la casa del castaño era algo que realmente disfrutaba.

Se levantó sacudiendo sus prendas, la camiseta que usaba era negra y sus pantalones también, por lo que no quedaron restudios en ellos. Camino hasta el edificio, debido a que no se encontraban muy lejos de él, adentrándose a los pasillos y visualizando a una Lisa muy feliz en los brazos de un sonriente Tae. Jungkook no lograba comprender esos sentimientos de incomodidad que últimamente sentía al ver ese tipo de acercamientos bastantes regulares entre ellos. Ese sentimiento que daba pequeñas punzadas en su interior.

Se acercó a ambos y con una sonrisa que fue adornando su rostro al momento escuchar como Tae la regañaba por volver al edifico de música siendo que las exposiciones de Arte estaban por empezar, no pudo evitar echar una carcajada al escuchar las quejas de Lisa, ella parecía una niña pequeña.

—Oppa, quiero escucharte cantar, no seas así—ella se removía entre los brazos de este y formaba pucheros en forma de protestas.

—Lo sé, Jungkook podría grabarlo pero debes volver Lisa.

—Tae tiene razón, puedo grabarlo para ti, solo apresúrate y vuelve a tu edificio; no quiero que nos culpes si no logras presentar su pintura.

Lisa con un suspiro se rindió, abrazo una última vez a Tae soltándolo luego para chocar los cincos con Jungkook, ambos le gritaron palabras de aliento al ver como se alejaba y recibieron un grito de agradecimiento, porque aun cuando ellos eran escandalosos y revoltosos, Tae adoraba como podían perderse en sus propios mundos.

—Vamos, me toca luego de SeokJin y la verdad me cuesta creer que podre mejorar su presentación, su voz es increíble.

Tae sujeto la mano de Jungkook y lo dirigió cerca de la multitud para posicionarlo cerca del escenario, le regalo una sonrisa al pelinegro para tranquilizarlo y hacerle entender que no tenía inseguridad. La voz de SeokJin volvía el ambiente relajado y dulce, Jungkook podía ver la sonrisa de Tae sin dejar de sentirte ansioso; los ojos de Tae posados en los suyos transmitían siempre lo mismo, amor y seguridad.

La voz de SeokJin paro, los ojos de Tae rompieron el contacto visual y los dirigió al escenario por un par de segundos antes de soltar la mano de Jungkook y dedicarle una última sonrisa antes de subir al pequeño e improvisado escenario.

-Numero cuarenta, Kim Taehyung.

Vio a Tae subir al escenario frotando su cara con las manos, devolvió la vista al frente y sostuvo el micrófono frente a él; podía sentir como el ambiente cambiaba al momento de escuchar la música, Tae posó su vista en el pelinegro y comenzó su canto.

Los movimientos de Tae eran delicados, su voz profunda logro a más de uno guardar silencio para lograr deleitarse y perderse en su voz, Jungkook podría jurar que cada vez que lograba escuchar aquella seguridad en su voz, su mente se perdía y solo podía ver a Tae, solo él en su mundo; porque solo a él necesitaba.

Tan perfecto...

Tae era algo que si debiera describir con una palabra, Jungkook no dudaría en usar la perfección que era para él. Y aun cuando su razón volvía recriminar por tener ese tipo de pensamientos por su mejor amigo, no podía mentirle a aquello que su corazón sentía.



Notas Finais


☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄


Hola ¡ espero que les guste...
Utilice una facultad de artes, porque es lo mas cercano que tengo a la vida universitaria y queria lograr un ambiente distinto; porque aun cuando amo los institutos, quería sacarlos de ahí. 

Si tengo algún error... lo siento,  tratare de corregirlo.


No se olviden de esto:


I Purple U  💜☄


Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...