1. Spirit Fanfics >
  2. De amores tóxicos y locos >
  3. Peticiones

História De amores tóxicos y locos - Capítulo 5


Escrita por:


Capítulo 5 - Peticiones






























Gangnam estaba realmente deslumbrante, las luces de los locales nocturnos se hacían notar con tentadoras ofertas de una noche de diversión y desenfreno únicas. Mientras bellas mujeres se pavoneaban de un lugar a otro con costosos vestidos modelando cual presas dispuestas para depredadores. Y que decir de los hombres, elegantes tipos vestidos con sus mejores ropas y sus automóviles de lujo como cazadores buscando a quien llevarse a la cama. 

Todo, era permitido en Gangnam. 


-- ¿ porque no fuimos donde Seungri? --


-- porque me dijeron-- habló Jimin bajando del automóvil, mirando a Namjoon-- que Seungri hoy tendría un trato que cerrar con un par de colombianos que le traían un par de chicas. Así que me ví en la necesidad de pedir a un amigo ayuda para la reunión --


-- jamás había venido a éste club-- habló Taehyung mirando el enorme lugar y la fila de personas que esperaban por entrar. 


-- es nuevo -- sonrió Jimin caminando a la par con Jungkook-- hace solo tres días abrió, es un excelente lugar se los aseguro--


-- no me gusta ésto-- dijo depronto Jungkook deslizando su mano por la espalda de Jimin, acariciando la camisa transparente de éste en aquel lugar-- los idiotas te van a mirar -- llevó sus dedos hasta la cadera del pelinegro apretando el agarre-- y eso no me gusta--


-- tontito, sabes que ellos pueden mirar, pero solo tú puedes tocar-- sonrió coqueto


-- hey -- habló Taehyung-- ¿ y sabes si éste tipo llegó? ¿ si vendrá? a todo ésto ¿ quien es el dueño del lugar? --


-¡ baby!, ¡baby boy! -- se escuchó depronto haciendolos detenerse


Mientras veían como Jimin se soltaba del agarre de Jungkook y corría hacia la persona que había hablado, lanzándose a los brazos de éste colgándose como un pequeño koala. 


-- Tony~~-- sonrió Jimin dejando un par de besos en la mejilla de alto moreno


-- ¿ cómo estas lindo baby boy? -- sonrió Tony sujetando los muslos del más bajo para que no cayese 


-- muy bien Tony, y...-- fue interrumpido Jimin al sentir los brazos de Jungkook en su cintura que lo jalaban con fuerza-- auch--


-- no vuelvas a hacer eso-- le susurró Jungkook a Jimin para después mirar al tipo frente a el que no dejaba de sonreír


Miró con enojo al tipo frente a él, alto de brillante sonrisa, vestido con un impecable traje de color blanco que hacia contraste con su piel oscura. Quieralo o no, el maldito se veía muy bien. 

Tony Jones, como odiaba ese maldito tipo y su maldito nombre. Aunque todos decían que el tipo era alguien bastante agradable, muy conocido entre artistas en Estados Unidos, para él solo era el hijo de puta que cada vez que iba a Corea buscaba follarse a su chico. Y aunque quisiera partirle la cara la imbécil ése, ésta noche venía por negocios. 


-- buenas noches Jones-- saludo Jungkook


-- buenas noches Kook-- dijo el moreno golpeando el hombro del nombrado-- te ves bien hermano--


-- gracias -- tomó la mano de Jimin


-- baby boy-- habló Tony indicándole que lo siguieran-- me llamó diciendo que necesitaba mi club para hacer un par de negocios, y le dije que no había problemas-- movió la mano indicándole al guardia de seguridad abriera la puerta


-- no sabíamos que era tu club-- dijo Taehyung mirando a Jungkook que caminaba seriamente y visiblemente molesto tomado de la mano con un sonriente y despreocupado Jimin


-- ¿ hay algún problema, con éso? -- dijo Tony mirando a Taehyung y después a Jungkook


-- no -- respondió Jungkook adentrándose con los demás. 


El lugar era bastante grande, muros de color azul con una que otra pintura de arte conceptual adornando el lugar. La música escuchandose por todo el lugar daba a entender que la fiesta estaba en su máximo apogeo y eso lo demostraban las múltiples parejas en la pista de baile, contoneando sus cuerpos de maneras sensuales. Mientras meseras con bellos, brillantes y ajustados trajes caminaban de un lado al otro llevando exóticos tragos. 


-- Jones -- dijo Jungkook llamando la atención del que iba delante de el -- ¿ que porcentaje del negocio me vas a pedir? --


-- ¿ porcentaje? -- lo miro éste


-- sí, cuando hago negocios en el bar de Seungri siempre me pide un porcentaje de lo que voy a ganar, así que antes de que vayamos donde nuestro cliente. Necesito saber ¿ cual es tu precio?, y ¿ Jay Park, está aquí? --


-- hermano -- sonrió el moreno mirando a Jungkook-- éste es un favor a baby boy, no te pediré porcentaje ni nada. Toma esto como un presente para tu chico-- guiño un ojo a Jimin-- y para tí. Y con respecto a Jay, claro. Ya está allí lamiendole el culo al turco. Pero ese tipo es duro de convencer, a lo mejor tu tienes mejor suerte ¿ quien sabe? --


-- no recibiré ningún regalo-- habló Jungkook-- dime tu pre...--


-- hablemos después de éso-- lo interrumpió Jimin -- no hagamos esperar al cliente ¿ okey? --


-- sí, pero antes que sigamos-- señaló Tony a Taehyung y Jungkook-- ustedes no pueden entrar--


-- ¿ porque? -- preguntó Jimin mirando al moreno-- ellos vienen como seguridad, no pueden dejarlos fuera--


-- ya conoces como es el turco baby boy-- habló-- le gusta ser precavido, solo admite su seguridad-- señalo unas mesas alejado de la barra-- los hombres de Jay. También no pudieron entrar-- miró a Jungkook-- no es nada en tu contra hermano, solo son peticiones--


-- supongo que no hay de otra--


-- ¡¿ qué?! -- lo miró Taehyung-- no te voy a dejar solo Kookie--


-- quédense aquí-- habló Jungkook, sonriendo mientras abrazaba a Jimin-- Además no estoy solo, voy con mi chico--


Le hizo un guiño a Taehyung, viendo como éste endurecia su mandíbula. Jungkook le gustaba ver la molestia en el rostro de su amigo, lo hacía sentir bien el ser deseado. 


-- como quieras-- dijo Taehyung golpeando el hombro de Namjoon-- vamos a tomar algo--


-- suerte-- sonrió Jungkook alejándose con su amigo. 


-- bueno-- habló Tony sonriendo ampliamente-- vamos a hacer negocios-- emprendió nuevamente la marcha seguido por la pareja


-- debiste decirme-- habló Jungkook para que solo Jimin escuchara-- que el maldito club era de ése imbécil. Si lo hubiese sabido, no vengo --


-- Kookie, amor no seas infantil. Son negocios, muy buenos negocios. Así que deja tu tontera de lado amor--


-- no me gusta que me ocultes cosas, Jimin-- miró al nombrado que solo sonreía divertido sin decir nada. 


-- bueno-- habló Tony tomando el pomo de la puerta-- adelante--


Sonrió abriendo ésta indicando a los dos que entraran, lo cual éstos no tardaron en hacer. 

El Salón era bastante amplio y ésta bien iluminado a diferencia de la pista de baile en el club, que era iluminada solo con luces led. Amplios sillones de cuero negro con una que otra cobertura gris adornaban el lugar, en el centro de estas se levantaba una pequeña tarima de color ocre, probablemente para que allí las bailarinas dieran sus espectáculos. 


Jungkook pudo ver con molestia como el imbécil de Jay Park sonreía mientras bebía y platicaba, con un alto sujeto de piel algo bronceada, su rostro tenía un poco de barba bastante bien cuidada, vestía un elegante y al parecer costoso traje de color negro, mientras en sus manos reluciente y grandes anillos de oro se dejaban ver. 


-- Buenas noches-- dijo Jungkook llamando la atención de los presentes


-- pero miren quien ha llegado-- dijo el alto sujeto poniéndose de pie, sonrió ampliamente acercándose a ellos


-- es un g...--


-- es bueno verte, cariño-- interrumpió el hombre a Jungkook mientras tomaba la mano del más bajito y dejaba un beso en el dorso de ésta-- Alá siempre bendice tu camino, hermoso--


-- gracias ¿ cómo ha estado Señor Özmedir? -- preguntó Jimin


-- ¿ que fue lo que hablamos la última vez? -- sonrió el hombre haciendo a un lado a Jungkook mientras pasaba su brazo por lo hombros de Jimin y caminaba con el en dirección nuevamente al sillón-- solo Murat, nada de Señor me haces sentir un anciano, cariño. Y solo tengo treinta años--


-- perdón-- puchereo Jimin sentándose junto al hombre, para sonreír a Jay que estaba a unos pocos centímetros-- Hola Jay--


-- Hola baby-- sonrió éste posando su mano en la pierna de Jimin acariciandolo -- es un gusto verte --


-- también a ti Jay-- 


-- aquí-- habló Tony poniendo las manos en los hombros de un silencio y molesto Jungkook-- les presento a mi brother, Jeon Jungkook. Uno de los mejores distribuidores de mercancía de la fantástica Corea-- sonrió a Jay-- sin ofender--


-- perdón -- habló el moreno que mantenía abrazado a Jimin-- lamento no haberme presentado, Murat Özmedir, es un gusto. Lamento mi descortesía, pero cuando tengo a éste chico cerca-- sonrió acariciando el mentón del más bajito-- solo me concentro en sus encantos-- volvió a mirar a Jungkook-- ¿ trajiste algo para mí? --


-- sí -- dijo Jungkook caminando hasta donde éstos se encontraban se sentó a unos metros de ellos. Sacó un par de paquetes de su portafolio que extendió al hombre-- mi mercancía es de El Salvador, tengo de los proveedores más confiables y con mejores precios en el mercado-- vió como el hombre dejaba lo que le había entregado sobre la mesa, sin siquiera mirarlo


-- ya me dijeron que eras el mejor, después la probare-- habló Murat señalando a Jay-- el me dijo que debía hacer negocios contigos--


-- ¡¿ qué?! -- miró Jungkook a Jay


-- Murat es exigente-- se encogió de hombros éste -- y está vez mi mercancía no llegó muy buena así que no voy a mentir--


-- bueno-- sonrió Jungkook --entonces Señor Özmedir c...--


-- solo -- lo interrumpió éste-- tengo un par de exigencias. Primero, necesito que de las ventas en mis fiestas y territorio me des el veinticinco por cierto de las ganancias, y obviamente me asegures la efectividad de tu mercancía--


-- por supuesto--


-- y segundo-- sonrió moviendo su mano indicándole a uno de los altos hombres se acercara. 


Jungkook vió como éste traía una especie de caja o cofre que posicionó frente a aquel tipo


-- quiero disfrutar de tí-- sonrió el moreno abriendo el cofre mientras miraba a Jimin. Con cuidado saco un bastante grande consolador de color oscuro con la punta de éste de color brillante-- ¿ que tal si juegas un poco para mí? --


-- wow-- dijo Jimin tomandolo entre sus mano,llevando su dedito hasta la punta de éste-- ¿ ésto es? --


-- oro, cariño. La punta es de oro, es lo mínimo que merece tu lindo cuerpo-- acarició la mejilla de Jimin mirando a Jungkook-- deja que actue para mí, y tendrás un trato--


Jungkook sabía que algo así pasaría, incluso Jimin le había advertido que Murat era alguien que no se daba por vencido así como así, cuando quería algo. Además era por ganar a un excelente socio. 


-- es decisión de Jimin-- dijo al fin


-- ¿ cariño? --


-- está bien-- sonrió Jimin golpeando el bolso que traía y que a Jungkook le había causado curiosidad-- incluso traje una sorpresa-- sonrió poniéndose de pie-- Tony ¿ tienes un lugar donde pueda cambiarme? --


-- ¿ cambiarte? -- preguntó Jungkook


-- es una sorpresa Kookie-- le hizo un guiño


-- sigueme por aquí, baby boy-- sonrió Tony llevando su mano a la cintura de Jimin-- volvemos enseguida--





























No había lugar a dudas. Jimin podía y era la criatura más hermosa y excitante que podía llegar a pisar éste asquerosa mundo. Claramente dotado de un cuerpo único y un deseo que te noqueaba fuertemente. 


-- me gusta esa peluca-- dijo Jay 


-- prefiero su belleza natural-- dijo Murat bebiendo de su trago-- pero el castaño no le va mal ¿ que dices Tony? --


-- que tengo el pene como una piedra-- rio éste junto a los demás. 


Mientras Jungkook tenia miles de sentimientos encontrados, enojo por las palabras que salían de la boca de ése trío de idiotas por varios minutos refiriéndose a Jimin, y excitación al ver como el más bajito llevaba un buen tiempo sentado sobre la tarima con el particular consolador metido en su ano ,con las bellas bragas de color negro unidas a las medias de red y el pequeño traje estilo marinero que cubría su torso levemente, además de la peluca que Jimin se había puesto de color castaño. Se movía con gracia sobre el consolador mientras el sudor bañaba su cuerpo y los gemidos inundaban la habitación. 


Jimin se veía hermoso, con su bella piel brillando, mientras su pene largaba semen generosamente. Vió como Jimin tomaba su pene llevando un poco de semen entre sus dedos acariciaba su abdomen dejando el preciado líquido en aquel lugar. 


-- eres un deleite-- sonrió Murat poniéndose de pie, mientras tomaba un poco de la cocaína entregada por Jungkook. Con cuidado dejaba un poco de ésta en el vientre del más bajito


Pasando su lengua se llevó los rastros de semen y cocaína en el lugar sacando gemidos de Jimin. 


-- hey -- dijo Jungkook molesto al ver como aquel tipo besaba ésta vez el cuello de Jimin-- esa mierda no es parte del trato -- se puso de pie, pero las enormes manos en sus hombros lo hicieron sentarse en el acto. 

Viendo como uno de esos tipos de seguridad lo inmovilizaban -- ¡ no es parte del maldito trato! -- 


Jimin que veía la molestia en el rostro del otro se levantó con cuidado, mientras el su semen escurria por sus piernas caminó a Jungkook, apoyando sus manos en las rodillas de éste sonrió


-- Kookie, mi lindo Kookie ¿ no podías esperar veinticuatro horas? --


-- ¿ eh? --


-- antes de follarte a tu maldito amante-- sonrió al ver el rostro de éste-- o llevarlo a un hotel-- pellizco la mejilla de este -- eres un niño malo, y mereces una lección-- mordió su labio al sentir unas enormes manos en su glúteos y la dureza de un enorme pene cerca de su ano-- " Si no me valoras, no me veras llorar cariño. Recuerda, hay muchas buenas pollas para mí " --


Sonrió divertida el más bajo sintiendo los enormes brazos tomar su cintura con delicadeza. 


-- no te preocupes hermano-- sonrió Tony dando un beso a Jimin apretando el glúteo de éste, mientras miraba a Jungkook-- lo vamos a tratar como se merece, ya sabes como ése buen culo merece lo mejor--


-- ¡ Jimin! -- gritó Jungkook al ver como éste se acercaba a Jay Park, quien le quitaba esa peluca que el se había puesto. 


-- trataremos de ser suaves-- sonrió Jay acariciando a Jimin


-- no quiero suavidad -- dijo éste -- quiero todo--


Miró a Jungkook que ésta vez se encontraba siendo inmovilizado por otros tipos de seguridad. 


-- mírame Kookie-- dijo Jimin-- yo voy a conseguir tu preciado contrato-- sonrió ladino-- apuesto a que tu amante no puede aguantar tres penes en su interior ¿ quieres ver si yo puedo? --







Jungkook odiaba a Jimin, su descaro, su lujuria, su maldita soberbia. Odiaba a ese maldito tipo tanto como lo amaba. Trataba de soltarse, mientras Jimin comenzaba a ser desvestido por aquellos tres malditos sujetos. 





Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...