História Entre El Amor Y El Odio - Capítulo 3


Escrita por:

Postado
Categorias Histórias Originais
Tags Mafioso, Ódio, Sangre, Tragedia, Venganza
Visualizações 11
Palavras 1.546
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Ação, Ecchi, Ficção, Hentai, Lemon, Mistério, Romance e Novela, Suspense, Violência
Avisos: Estupro, Insinuação de sexo, Linguagem Imprópria, Mutilação, Nudez, Sexo, Tortura, Violência
Aviso legal
Todos os personagens desta história são de minha propriedade intelectual.

Capítulo 3 - Víctima


Fanfic / Fanfiction Entre El Amor Y El Odio - Capítulo 3 - Víctima

—Quisiera poder ver a mama y a papa. Mama debe estar preocupada.—dije dejando escapar un suspiro.

La puerta se abrió de repente.

—Me iré en un viaje de negocios por unos días. Te quedarás aquí y no quiero ninguna queja de ti mientras no esté.—dijo mientras dedicaba una mirada fría e intimidante.

—¡Sí!—Asentí con mi cabeza.

No encontraba la manera de preguntar pero no pierdo nada intentando.

—Sr. Akira ¿Podría pedirle un favor?—Pregunte mientras juntaba mis manos.

—¿Qué quieres?—Dijo con un gesto molesto mientras equipaba su maleta.

—¿Me permite ir a mi casa? Prometo no hacer ninguna estupidez.

—¿Me ves cara de idiota?— Preguntó molesto

—Mi mama debe estar preocupada por mí. Permítame ir se lo suplico.—dije mientras me arrodillaba.

—¡La única manera de que permita esa estupidez es de que vayas acompañada de dos guardaespaldas y si no estás de acuerdo con mi condición te quedarás aquí!—Exclamó mientras cerraba su maleta.

—Estoy de acuerdo. ¡Confié en mí!—respondí sin titubear.

—No confió ni en mi propia sombra, ¿Porque debería de confiar en ti? ¡Si tanto quieres que confié en ti gánate mi confianza!—dijo mientras tomo de mi brazo y me levanto del suelo.

—Lo siento, daré mi mejor esfuerzo Sr. Akira.—Dije mientras lo miraba fijamente.

—Buena chica, demuéstrame con hechos no con palabras.—Dijo mientras sostenía mi mejilla.

—¡Que tenga un buen viaje Sr. Akira!—Dije para evitar su acercamiento pero el solo dio la vuelta saliendo de la habitación.

Necesito mantenerlo lo más lejos posible mientras logro salir de este problema. ¡Quiero salir de este infierno ya!

—Srta. Lisa hemos venido a llevarla a su casa, nos ordenó el Sr. Akira antes de irse.

Incluso los guardaespaldas de esta casa parecen criminales.

—¡Gracias!—dije emocionada.

Mientras ellos estén tan cerca no podré hacer ni decir nada.

—¡Lisa! ¿Dónde has estado?— Pregunto mi madre al verme.

—¡Mama te extrañe mucho!— Grité mientras lágrimas bajaban por mis mejillas.

Tal parece que hubiera pasado mucho tiempo desde que ví por última vez a mi madre.

—¿Dónde has estado querida?—Pregunto en lágrimas.

—¿Por qué no vamos adentro mama? — pregunté para intentar hablar con mi mama sin la presencia de los guardaespaldas.

—Srta. Lisa no podemos dejarla sola, fueron órdenes del Sr. Akira.

¡Mierda! ¿Cómo voy a poder hablar con mama a solas? No puedo poner objeción o sospecharan de mí.

—Está bien, entren con nosotras.—dije sonriendo.

—¿Quiénes son ellos?— preguntó mi madre mientras tomaba mi mano.

—Son empleados del Sr. Akira.—Dije intentando evitar más preguntas.

—¿Cómo te tratan hija? ¿Estás a gusto?—dijo en voz melancólica

—¡Si mama! Me tratan muy bien.—respondí con una sonrisa.

—Cuando tu padre me dijo que estabas de acuerdo en trabajar en ese casino de mala muerte para pagar sus deudas, realmente me moleste. Te marque pero no respondiste mis llamadas. Estaba muy preocupada. Te fuiste sin despedirte de mí.—dijo afligida.

¿Cómo se atreve a mentirle a mama así? ¡Él fue quien me presionó con tal de quedarse con su vicio de mierda! No puedo decirle eso a mama. Si mama sabe que papa me vendió por no perder la casa sería un problema. Además el Sr. Akira me mataría.

—No te preocupes mama, yo estoy muy bien. Me siento cómoda en mi nuevo trabajo. El Sr. Akira es una buena persona.

Si mi mama supiera la clase de demonio con el que estoy viviendo no podría soportarlo. No puedo perdonar a mi padre. Todo con tal de quedar bien ante los ojos de mama.

—¿Estas segura hija? Si algo te llega a faltar no dudes en decírmelo por favor.—dijo mientras sostenía mis manos mas fuerte.

Me siento mal engañando a mi mama pero es por su bien y por el de mi papa. No es algo que se pueda discutir en un momento como este. Buscaré otro momento en el que pueda sacar a mi mama de este problema y llevarla lejos conmigo.

—¡Si mama! ¿Dónde está papa?

—Salió hace unas horas para un almuerzo con sus colegas.

Lo más probable este en el casino tomando como siempre hace.

—Mama ya me tengo que ir, volveré otro día para que pasemos el día juntas.—dije mientras sonreía.

—Pero ¿Ya tan pronto? ¿Por qué no esperas a tu padre?—dijo preocupada.

—Otro día me quedaré más tiempo, te lo prometo.—dije mientras me levantaba del asiento.

—Por favor cuídate. Al menos una llamada podrías darme de vez en cuando.

—Así será mama. ¡Te amo!-Respondí mientras subía al auto.

No sé hasta cuando no podré volver a verla pero haré todo lo posible por sacarla de aquí. ¡Lo juro!

Han pasado varios días desde que el Sr. Akira se fue de viaje. La casa se ha sentido más cómoda. No tener que lidiar con sus caprichos ni tener que fingir estar a gusto en un lugar como este.

Por más que he intentado buscar en la casa no he encontrado acerca del Sr. Akira. El único lugar que me falta buscar es en el estudio pero es muy arriesgado. Tiene varios guardaespaldas cuidando de ese lugar. No dudaran en matarme si me encuentran ahí. Será mejor que piense en otra manera de entrar sin que me vean.

Buscaré una navaja y forzare mi entrada ahí. De alguna manera debo recaudar información de este sujeto. Nadie en esta casa se atreve a hablar de él. Debe tenerlos amenazados también.

Creí haber visto una navaja en la habitación. Iré a buscarla. Abrir cerraduras es una de mis especialidades o quizás deba intentar por el patio trasero de la casa. Aunque hay demasiados guardaespaldas ahí. ¿Qué debería hacer? No puedo cometer ni un mínimo error pero no sé hasta cuando tenga oportunidad de hacerlo. El Sr. Akira no dijo cuánto tiempo estaría fuera. Sera mejor que me dé prisa.

Me pareció haberla visto en este lugar, ¿acaso me equivoque?

—¿Buscabas esto?—dijo una voz escalofriante en mi oído.

—¡Sr. Akira!— Grité asustada.

—¿Para qué pretendes usar esto? ¡Tienes 5 segundos para responder!—lo dijo mientras acariciaba mi rostro con la navaja.

—No es lo que usted piensa Sr. Akira. Yo solo estaba limpiando la habitación.—dije con voz temblorosa.

—Para eso tengo sirvientas que limpian diariamente todas las habitaciones, inventa otra excusa mejor.—dijo mientras empezaba a contar.

Sentí tanto miedo que no tuve de otra que responder su pregunta. Si digo que buscaba información suya me mataría.

—¡Lo iba a utilizar para escapar!—respondí cerrando mis ojos preparándome para lo peor.

—Te vez mucho más linda cuando eres honesta.—dijo mientras reía y tomo de mi pelo hasta tirarme en la cama.

—No hay cosa que más odie en la vida que las mentiras corderito.—lo dijo mientras cortaba lentamente mi ropa con la navaja.

—¡Tenía mucho miedo por favor déjame ir!— Grité mientras forcejeaba intentando escapar.

—Si no te quedas quieta podría cortarte, ¿Eso quieres?—dijo mientras acariciaba mi vientre con la navaja.

—Por favor, no lo volveré a hacer. ¡Perdóneme!—dije suplicando en lágrimas.

—¡Me excita verte llorar! Solo me entran ganas de hacerte llorar más. ¡Llora para mí!—Exclamó mientras metía sus dedos violentamente dentro de mi vagina y con su otra mano colocó la navaja en mi cuello.

—¡Duele! ¡Detente por favor!—Grite mientras intentaba sacar sus dedos de mí.

—Puedes decir eso aun estando tan húmeda, no es justo que solo tú te disfrutes—lo dijo mientras tiraba el cuchillo al suelo y bajaba su pantalón.

—¡De-ten-te por fa-vor!— Grité mientras lo empuje a un lado e intente salir de la habitación pero el tomo fuertemente de mi pelo y me tiro nuevamente a la cama.

—¡Eres una perra! ¡Debería matarte!— gritó molesto mientras forcejeaba obligándome a abrir mis piernas.

Por más fuerza que ponía no podía soltarme. Todo su peso estaba sobre mí.

—¡Alguien ayuda!— Grité con todas mis fuerzas pero, ¿quién podría ayudarme?

—Nadie va a venir mientras más resistencia pongas peor serán las cosas. Se obediente y quizás te dé una oportunidad de vivir.—dijo mientras logro abrir mis piernas y metió su miembro violentamente dentro de mi vagina.

—¡Duele mucho! ¡Sácalo por favor! ¡Duele!—suplique con todas mis fuerzas, sentí que el dolor se extendía por todo mi cuerpo. Mientras más lo empujaba el dolor consumía cada parte de mí. Siento que voy a morir si no se detiene.

—Se siente tan bien dentro de ti. Sígueme mostrando esa dulce expresión.—dijo mientras lamía mis senos violentamente y tapaba mi boca con su mano.

Mi cuerpo no sentía fuerzas de luchar más. El dolor en mi vagina y vientre consumían mis energías. No podía moverme, no podía gritar, no podía hacer nada. Totalmente indefensa en los brazos de un demonio. ¿Que hice para merecer esto?

—¡Eres mía!—Exclamó mientras retiro su mano de mi boca y robo mi primer beso. Unió sus labios a los míos y metió violentamente su lengua en mi boca mientras rozaba mis senos con la punta de sus dedos.



Pensé que mi pesadilla jamás llegaría a su final. El tiempo parecía eterno. Mi dolor es tan fuerte que siento que mi mente se va en blanco. Mi cuerpo duele, mi respiración cada vez es más corta. El me quito todo. Robo lo más preciado que tenía. Acabo con mis ilusiones, mis sueños y esperanzas.

—¡Eres una buena chica!—dijo mientras me miraba fijamente con una expresión que jamás había visto en su rostro.

—¡Haz que se detenga!— dije en una voz baja en repetidas ocasiones sin nada de energía restante.

—¡Terminaré en ti!—dijo mientras sentí que mi vientre se contrajo y sentí muy dentro de mí una sensación de calor.

Hizo de mi cuerpo lo que quiso. Hizo un desastre de mí. No podía pensar claramente en nada más que odio. Mi cuerpo se siente muy cansado y adolorido. ¿Por qué me sucede esto a mí? Entre tanto pensar en ello, quede profundamente dormida.



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...