1. Spirit Fanfics >
  2. Infernum >
  3. Bienvenido Querubín

História Infernum - Capítulo 1


Escrita por:


Capítulo 1 - Bienvenido Querubín

















" Padre, en tí encaminado mi espíritu, mi fortaleza y la plenitud de mi alma. Y aunque camine por tinieblas, la luz de tu amor guíe mi camino. Oh, Padre bendice a tu hijo ésta noche ".


Apretó el pequeño crucifijo dorado que pendía de su cuello de una bella y delicada cadena de oro. Llevando sus labios hasta éste dejó un pequeño beso en aquel símbolo. Guardandolo nuevamente bajo su impecable camisa. 

No negaría que estaba algo inquieto, pero su misión era más importante que cualquier tiempo de nerviosismo, por sobre cualquier cosa a decir verdad. 


Dando un último suspiro se acercó hasta el ruidoso lugar, Infernum se leía el enorme cartel con letras destellantes, mientras se abría  un poco camino entre la gente. 


Miró como los presentes se veían realmente ansiosos por entrar a aquel lugar, sonriendo felices sin saber que entraban a un tal vez destino realmente condenatorio. 

Sentía pena, mucha pena por aquellos que ignorantes caminaban hacia la oscuridad. 


—Buenas noches buen hombre—saludo con cordialidad al encargado de Seguridad que estaba aposentado con los brazos cruzados frente a la puerta— ¿ cuanto debo pagar para poder ingresar? —


— ¿ tú? — sonrió el formido hombre llevando su mano hasta la puerta la abrió con cuidado—nada, puedes pasar. Eres bienvenido—


—Gracias—dijo haciendo una leve reverencia pasando al lado del sujeto, dió una suave palmada en el hombro de éste —que el Señor te bendiga—


Entró al lugar, mientras podía escuchar las maldiciones que el guardia decía cerrando la puerta tras el. 


Caminando por el extenso pasillo pudo ver como las rojas paredes estaban adornadas por uno que otro cuadro de batallas épicas, bastante violencia plasmada en las paredes de aquel lugar. Mientras la música que llegaba hasta sus oídos con letras obscenas era realmente decadente. 


—pero miren que tenemos aquí— escuchó depronto, mientras veía a un alto tipo acercarse a el. Su rostro hermoso parecía una obra maestra del mejor escultor que pudiese existir —¿ te has perdido  niño pequeño? —


—Dios sea contigo, Exnael—


—tantos años sin escuchar mi antiguo nombre—sonrió encantadoramente, mientras su mano movía un mechón de su cabello—ya incluso lo había olvidado, llamame Seokjin. ¿ que te trae por aquí? —


— he venido a hablar, bueno a razonar con él —


—oh, eso será interesante—miró su reloj de pulsera—si mal no me equivoco tiene que estar terminando su reunión ¿ gustas acompañarme? —


—sí —


— sígueme—dijo Seokjin caminando delante de el. 

Abriendo una segunda puerta. 


Pudo escuchar aún más fuerte la música, mientras que muchas personas se movían al ritmo de ésta en la pista de baile. La atmósfera allí era realmente asfixiante, el calor sofocante de los cuerpos moviéndose a la par, el olor a alcohol, drogas inundaba todos los sentidos. 

Miró con tristeza como  disfrutaban de la podredumbre que allí existía. Sentía pena por ellos. 


Subió la escalera siguiendo a Seokjin que caminaba calmadamente sin siquiera tomar atención a las miradas lujuriosas que se posaban sobre el, siguieron subiendo hasta el segundo piso, donde un pequeño pasillo tenía por ambos lados un par de puertas. 


—bueno — sonrió Seokjin poniendo sus manos en los pomos de la puerta frente a el— ya estamos aquí, pequeño. Supongo su reunión habrá terminado, bienvenido—


Una vez la puerta fue abierta ambos ingresaron al lugar 


— oh, perdón— sonrió Seokjin—creo que aún no termina. Lo lamento pequeño querubín—


En aquel lugar el calor era aún más asfixiante, casi al punto de matarte sin ningún tipo de misericordia. 

Pero allí no había muerte. 


El tipo al parecer mas alto, estaba tendido en el amplio sillón de color negro con una de sus manos recorría el torso desnudo del otro sobre el, mientras su otra mano sujetaba la cintura de éste con posesividad. Ambos en el más lujurioso y excitante actos sexual se deshacian en jadeos y gemidos que llenaban la habitación. 


— ya falta poco—dijo Seokjin al escuchar un fuerte gemido venir del más bajo. 


El otro pudo ver como de la espalda del que estaba sobre el otro, se abría la carne lentamente dejando caer por la espalda de éste un bellísimo color carmín, mientras las negras plumas de una imponente ala se dejaba ver con magnificencia. Ésta se movía seductora acariciando el cuello de su portador y el torso desnudo de éste. 


Hasta que un fuerte gemido salió de la boca de éste, en tanto líquido blanquecino salía de su hombría bañando al otro. Para después ambos unirse en un fogoso beso. 


—  lamento interrumpir—habló Seokjin viendo como los otros se separaban del beso, poniéndose de pie— pero tenemos visita—


—Lucero—dijo mirando al más bajito que seguía batiendo su ala, en tanto sonreía ampliamente


— ¡ah! —dijo éste—el antiguo nombre, que hermosos recuerdos me trae. Pero lamento decirte pequeño Ángel, que aquí ya no me llaman de esa forma. Puedes decirme Lucifer— puso su dedo en su barbilla— aunque ese tampoco me queda mucho que digamos ¿ sabes?, tu padre me a dejado muy mal con mi nuevo nombre, cada vez que escuchan Lucifer se asustan. Mmm, llámame Jimin. ¿ que te trae por aquí bello Ángel de Dios? —


—necesitaba hablar contigo Luc...Jimin— habló, para después mirar al otro que acariciaba al más bajito — Arzabael—


— Taehyung—dijo éste mirándolo molesto— no vuelvas a llamarme de esa manera—miró a Jimin—ni siquiera deberías hablar con el títere de ése miserable —


— blasfemo— abrió los ojitos Jimin, mientras poco a poco su hermosa ala negra desaparecía por completo— como puedes hablar así de Dios...— miró al castaño frente a el—hace años que no tenía la visita de alguien como tú en mis terreno, pequeño querubín. Acaso padre ¿me ha extrañado? ¿ o es que acaso te envió a redimir mi alma? —


—Padre es Misericordioso, Jimin— habló—en su infinito amor, todavía hay salvación para tu alma que ha estado en pecado, eras el hijo a la siniestra. El bien Amado, nuestro Padre está dispuesto a recibirte en su gracia nuevamente y me ha enviado a...—


— ah pequeño querubín— lo interrumpió Jimin caminando hasta él—¿ aunque crees en las mentiras de Padre? ¿ aún crees en su Misericordia? ¿Aun crees en los designios divinos? Pobre y estúpido querubín, ¿ acaso no viste a Jesús entregar amor y morir como un animal en un Cruz? Sacrificándose por miserables que no hacen más que pasarse por el culo su amor. Pobre Ángel estúpido— llevó su mano hasta el cuello del otro apretandolo— un peon miserable al designio de un egoísta de mierda llamado Dios, debería matarte aquí, bañarme en tu sangre y fornicar con tu  cadáver, ped...mierda— se alejó rápidamente mientras veía como la palma de su mano se quemaba suavemente


Mientras Seokjin y Taehyung se posicionaban frente a un sonriente Jimin. 


—Sariel —habló Jimin — el maldito soplón de los pecadores. Pensé que enviarían a un angelcillo de pacotilla, pero miren. Han enviado a uno de los siete. Sariel, el que susurra a los oídos del altísimo ¿ quien vendrá después por mi, Gabriel, Miguel? —


—Jimin — volvió  hablar—he venido a redimirte de los pecados, solo si llegas con un amor sincero y corazón deseoso hasta mí, y te llevaré hasta la gracia de Dios nuevamente—


— hazme llegar al orgasmo mientras me metes tu polla Sariel, y lo pensaré —


—estaré en la Tierra, por un tiempo—dijo éste ignorando la repugnante propuesta del más bajo—tratando de salvar la mayor cantidad de pecadores a la honra de nuestro Padre. Y aunque no me creas, siento pena por tu alma, hermano mío— hizo una leve reverencia abriendo la puerta


— hey, querubín—dijo Jimin — ¿ no me dirás tu bello nombre? ¿ o solo debo llamarte Sariel? —


— Hoseok— dijo éste—llamame Hoseok— le regaló una tierna sonrisa


— ésta noche me masturbare—sonrió Jimin— gimiendo tu nombre, Hoseok—dijo viendo como el otro salía de la oficina sin decir más. 


—maldita sea— chasqueo la lengua Taehyung— debiste dejarme arrancarle la garganta—


—no sería divertido— sonrió Jimin mirando a Seokjin— ¿ donde están los demás? —


—Jungkook ésta follando con un par de rubias allá abajo— habló — Yoongi sino me equivoco estaba ayudando a un tipo en Medio Oriente, con una guerra biológica y Namjoon está descansando—


— llámalos— dijo Jimin mientras caminaba hasta el escritorio, sacó unos cigarrillos— los quiero aquí, creo que después de tantos años tendremos algo de diversión— sonrió acariciando el rostro de ambos hombres— mis amados hijos, benditos ustedes que aman a su padre y la dulzura del pecado—


—bendito seas— dijeron al unísono abrazando al más bajito. 


Anidar en el pecado es delicioso. 





Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...