1. Spirit Fanfics >
  2. Infernum >
  3. Rituales y algodón arcoíris

História Infernum - Capítulo 4


Escrita por:


Capítulo 4 - Rituales y algodón arcoíris


— pensé que no volverías — sonrió — pero me alegra volver a verte —


— ajá —


— ¿ sabes?, ayer estuve ayudando la mayor parte del día en el orfanato. Llegaron muchas donaciones anónimas —


— ajá —


— incluso fue un hombre que dijo que hubo donaciones como para construir completamente el orfanato, así que la directora y los niños estaban muy contentos —


— creo que ahí te faltó un poco — apuntó el rubio señalando


— ¿ Jimin? — lo miró el pelirrojo— no es que quiera ser grosero o algo por el estilo, pero ¿ como has entrado al departamento? —


— por la puerta — se encogió de hombros Jimin, viendo como el otro aún lo observaba — oh, te refieres al método — sonrió mostrando una pequeña llave dorada — una llave maestra querido, con esa abrí la puerta—


— esta bien, me gustaría hacerte una segunda pregunta, claro si no es mucha molestia —


— claro que no pequeño — sonrió Jimin moviendo sus piernas de forma infantil


— entiendo porque y como has entrada al departamento— dijo mientras sacudía levemente su cabello— lo que no entiendo aún es porque estás aquí, bueno allí— señaló donde Jimin estaba sentado sonriendo ampliamente— mirándome mientras me baño. ¿ todos los humanos hacen eso?, observar a los otros mientras están duchandose—


Jimin trataba de aguantar las ganas de reirse puesto que Hoseok parecía bastante sincero al preguntar el porqué de ciertas cosas. 

Claro, el había entrado al departamento. Y aunque le asqueaba el maldito basurero había decidido visitar al tonto Ángel ayuda huérfanos y ver como estaba lidiando con todo. Pues y al encontrarlo en la ducha hizo lo que cualquier ser humano normal o sencillamente degenerado hubiese hecho. Sentarse a mirar como aquel Ángel de pacotilla dejaba caer el agua por aquel sensual cuerpo. 


— ¿ porque me haces ésto Dios? — dijo Jimin viendo como Hoseok continuaba lavando su cuerpo, sus manos tallando sus fuertes piernas — ¿ tienes que hacer los Ángeles tan calientes? — miró al cielo


— ¿ eh? —


— nada— sonrió Jimin — bueno, me preguntabas porque estoy aquí mirandote ¿ cierto? ¿ conoces Bolivia? —


— no ¿ que es éso? —


— es un país en Sudamérica, muy bonito. Algo extraño pero bonito, tiene las mejores hojas de coca que he probado en mi vida— apuntó a Hoseok— te falta tocarte ahí, digo lavarte allí en la ingle —


— oh, claro— dijo Hoseok pasando su mano por el lugar indicado 


— si quieres puedo jabonar tu pene, como ayuda— movió sus manitos— soy bueno con las manos —


— eres muy amable, pero no quiero molestarte— sonrió sincero Hoseok— pero sigue platicandome de Bolivia ¿ Bolivia, cierto? —


— sí, Bolivia. Bueno, estuve por unos asuntos por allá y...— rascó su barbilla— allá tienen está costumbre, como un ritual. De mirar a la persona que se está dando un baño, como una protección al mal —


— ¿ al mal? — lo miró Hoseok en tanto cerraba la llave


— sí, ellos hablan de los demonios que...mmm, que se meten por los inodoros y pueden robarte tu alma mientras tomas un baño, eso —


— ¿ no se supone que tus hijos son los que hacen esas cosas, Lucifer? —


— ¿ mis hijos? — dijo Jimin fingiendo indignación— mis pequeños no hacen ése tipo de cosas, son niños traviesos igual que cualquier niño. Pero no, te aseguro que no son de mis demonios. Según los lugareños éste se llama texfloangelbobolele —


—¿ Tex...texglosn? —


— no, texfloangelbobolele— trataba de no reír a carcajadas Jimin al ver el rostro sorprendido Hoseok que tomaba la toalla y la envolvía en su cintura— dicen que se roba el alma de aquellos que toman baños sin supervisión, por eso es una costumbre ancestral que otro te esté observando para que no te absorba el retrete. Así que cada vez que quieras darte un baño, debes llamarme al celular y vendré muy rápido a realizar ésta sacrificada labor ¿ está bien?, pero conste que solo vendré a mirarte, no haré ninguno de esos rituales que hacen en esas aldeas en Sudamérica. ¿ sabias que para llamarme matan aves? —


— ¿ aves? —


— no sé quién carajos les dijo que Lucifer bebé sangre de gallina para cumplir sus deseos— gestualizo con sus manos Jimin—¿ para que mierda quiero yo sangre de gallina?, Que culpa tiene la pobre ave de las estupideces de los humanos, realmente son criaturas estúpidas, pero divertidas eso no lo negare —


— los humanos son tan complicados— dijo Hoseok — todo sería más sencillo sí tuvieran un corazón sincero y buscarán la gracia de Dios—


— sí, sí, sí muy lindo pensamiento— rodo los ojos Jimin— ¿ funciona alguna vez toda esa palabrería?, todo eso de la gracia y el perdón de Dios, porque créeme que sería mucho más efectivo sacarse la lotería que tener la gracia de tu Dios—


— cuando las palabras expresan la sinceridad de nuestros corazones, pueden llegar a tierra fértil y alcanzar la gloria del Señor—


— ah, Hoseok— chillo Jimin apoyando sus manos en el pecho del nombrado— que bello hablas, ah~~follame, golpeame, embarazame y abandoname —


— no entiendo porque querría golpearte — sonrió Hoseok rascando su cabeza— es algo confuso, además los actos de violencia no están permitidos, por lo demás has sido una persona agradable, así que tampoco me parece correcto abandonarte —


— aww — suspiró Jimin abrazando al contrario— eres tan tierno que creo que eres lo mejor que ha mandado Dios en éstos últimos años ¿ sabes? , incluso me pondría de rodillas para darle las gracias — se alejó levemente mirando al otro— aunque mejor estaría de rodillas frente a ti —


— no entiendo lo último, pero me alegra que estés considerando doblar tus rodillas y hablar con nuestros Padre, eso me llena de alegría —


— ¿ que tal si me llenas de alegría? — sonrió picaramente— quisiera sentir el calor de tu alegría en mi interior—


— ¿ perdón? —


— olvídalo, bueno ve a cambiarte — lo empujó con cuidado Jimin sacándolo del cuarto de baño— ya que no piensas dejarme comer tu pene, vamos por comida de verdad. Te invitaré lo que desees comer —


— esta bien— sonrió Hoseok ante la amabilidad del otro— vuelvo enseguida— caminó por el pasillo hasta la habitación. 


Mientras Jimin se dirigía hasta la sala, se dejaba caer en el pequeño sillón mientras subia sus pies a la mesa 


— que divertido Ángel— miró el techo— gracias por enviarlo, será muy divertido— sonrió para después tararear una canción esperando a que Hoseok volviese— y Amén,supongo— rió a carcajadas. 












































— esto no es alimento —


— pero dicen que es delicioso —


— ¿ quien lo dice? —


— la señorita que está en la cocina del orfanato, Sunie — habló Hoseok— ella me dijo que había venido con sus amigas y habían comido un...¿ como era el nombre? — rascó su barbilla tratando de recordar— algodón arcoíris, eso. Un algodón de azúcar con muchos colores —


— podríamos a ver ido a uno de mis restaurantes— movía su pie con impaciencia Jimin viendo como había un tipo  delante de ellos en una fila— pero no, tenemos que estar en ésta patética fila detrás de éste tipo — señaló al hombre delante de ellos— obeso con graves problemas con su madre. Que pasa la mayor parte del tiempo sentado tras una computadora viendo pornografía, mientras se jala el pene seis veces al día — sonrió al ver como el hombre se giraba sobre los talones mirándolo con miedo —  sí, lo sé— se aproximó Jimin — sé de tus sueños eróticos con tu waifu. Pero sabes que también se, que te compraste un lindo consolador negro para meterte en el culo— movió sus manos—  yo lo sé todo — vió como el hombre se alejaba rápidamente sin siquiera mirar atrás — ¡ compra lubricante! — alzó la voz Jimin


— eso no ha sido correcto— fruncio el ceño Hoseok— no es bueno que mires en las intimidades de los demás —


— bueno, bueno — rodo los ojos  Jimin avanzando un par de pasos— por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa— golpeó su pecho para después sonreír— listo, ya me gané el cielo — apoyó su brazo en el  mostrador regalándole una sonrisa al muchacho que estaba frente a ellos— hola cariño, quiero un algodón arcoíris para mi amigo y para mí —


— enseguida, Señor—


— oye Hoseok — lo miró el más bajo— ¿ cuanto mide tu pene? —


— ¿ eh? —


— eso, cuanto mide tu pene. Creo que tiene un buen tamaño, bueno el de Namu también es enorme, porque cuando follamos me deja en dolor en el culo realm...—


— oye— dijo el hombre que estaba detrás de Jimin, tomando el brazo de éste — podrías moderar ese asqueroso vocabulario, hay niños presentes— movió su mano mostrando a la mujer que lo acompañaba y que tenía a un bebé en los brazos


— suelta su brazo maldita escoria de mierda— se escuchó depronto otra voz detrás de aquel sujeto, mientras el tipo que tenía agarrado el brazo de Jimin lo soltaba en el acto, pues había sentido un objeto filoso en su garganta— vuelve a tocarlo y te cortare  cuello mamdandote al infierno de inmediato, donde tu maldita alma será alimento para mis perros — se acercó al oído del hombre— y también mataré a tu zorra y a la pequeña mierda que tienes como hijo. Así qué, date media vuelta y lárgate —


El hombre ni siquiera miró a quien le había dicho esas palabras, solamente había tomando la mano de su mujer y arrancado de aquel lugar sin siquiera mirar atrás. 


— ¡ Yoon! — alzó la voz Jimin lanzándose a los brazos enrollandose sus piernas por sobre la cadera del otro,  en tanto Yoongi lo tomaba de los muslos— eso se oyó tan caliente—


— te extrañe tanto— sonrió Yoongi besando apasionadamente al otro abrazando con total posesión la cintura del más bajito, deleitandose con la lengua de éste juguetear con la suya


— Lucifer— dijo depronto Hoseok bastante apenado ante toda la situación que había pasado 


— oh— dijo Jimin apartándose del beso en tanto le indicaba a Yoongi que lo bajase. Camino hasta donde el muchacho extendía los algodones de azúcar— gracias— dejó un par de billetes en el mostrador— quédate con el cambio— le extendió el algodón de azúcar a Hoseok— disfrutalo —


— gracias — sonrió Hoseok para después mirar a Yoongi— es un gusto verte, hermano—


— pensé que era una broma— sonrió Yoongi abrazando a Jimin— con que el hijo de puta envió al soplón de los Ángeles — miró al más bajito — me compré un nuevo vehículo, y quiero estrenarlo. Hace mucho que no hacemos travesuras en uno de mis autos—


— eso sería fantástico — miró Jimin al pelirrojo— ¿ quieres venir Hoseok? Tengo dos agujeros y dos manos, así que puedo con ambos ¿ nos acompañas? —


— creo que me quedaré aquí, voy a pasear un rato, pero agradezco tu amabilidad— sonrió cortés


— vámonos cariño—


— fue un gusto verte, Hoseok— se acercó Jimin a darle un beso en la mejilla al más alto— espero nos veamos pronto. Oh, acuerdate del ritual de Bolivia, así que no dudes en llamarme y vendré a cuidarte ¿ está bien?, solo llamame al celular —


— está bien— movió su mano Hoseok despidiéndose de sus hermanos, esperando que sus travesuras no causaran muchos daños. 

Girandose sobre sus talones miró al muchacho que estaba vendiendo los algodones de azúcar


— ¿ disculpe, puedo hacerle una pregunta? —


— claro —


— ¿ que es un celular? — preguntó Hoseok, tratando de dar solución a su interrogante. 





Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...