1. Spirit Fanfics >
  2. La lista del Fénix >
  3. Buenos samaritanos

História La lista del Fénix - Capítulo 8


Escrita por:


Capítulo 8 - Buenos samaritanos


El sonido de la puerta abriéndose y cerrándose con segundos de posterioridad era algo ya habitual de escuchar, incluso el sonido de la madera del asiento crujiendo era común, ya a sus oídos. 


— Ave María, Purísima — escuchó como tantas veces


— Sin pecado concebida— respondió arreglando su sotana, en tanto se acomodaba en el confesionario como todas las mañanas. 


Todos los días llegaban las pequeñas ovejas buscando algún oído que escuchase sus pecados y también les diera consuelo por cometerlos. 


Apoyó su brazo en la madera, mirando sus manos en tanto su oído estaba atento a la otro persona tras la madera que dividía esa pequeña zona. Entre el pecador y aquel que se cubría con mano de Dios, para otorgar perdón. 


— Hace mucho que no me confieso— escuchó que volvía a hablar la voz masculina al otro lado — en ocasiones creo que han pasado miles de años, desde mi última confesión. Que siento que Dios no escuchará mi congoja —


— Dios escucha a todos aquellos que lo buscan con un corazón sincero, hijo— mencionó el sacerdote mirando su reloj — El Señor es alguien que siempre está dispuesto a recibir a un hijo arrepentido—


— soy un pecador Padre— lo interrumpió el hombre — un sucio pecador—


— si has venido aquí hijo, es porque estas buscando la redención, el regocijo de liberarte de esa culpa que oprime tu espíritu. Dios te ama hijo, puedes confesar tus pecados—


— mis pecados son escalofriantes —


— antes los ojos del Señor, el alma acongojada encuentra consuelo ante la liberación —


— he vuelto a salir— escuchó al hombre suspirar— créame que he tratado de vivir una vida de rectitud. Soy un buen católico, un buen samaritano, soy una persona que lleva la palabra del Señor por delante, que profesa sin temor la Biblia. He orado día y noche, pero ésto vuelve a salir —

Guardó silencio por varios segundos, mientras el sacerdote esperaba paciente por los pecados a confesar, pues claro que no era fácil decirlos.


— pero el hambre es más fuerte— volvió a decir el otro


— ¿ el hambre? —


— a veces me lleva a deambular por muchos lugares, a pasearme por toda la ciudad buscando lo que calmara mi apetito — suspiró— mayoritariamente soy muy selectivo, no cualquier alimento aplaca mi gula. Hace dos días atrás, encontré al perfecto, tierno pequeño —


— ¿ pequeño? —


— no más de seis, tal vez siete años— volvió a hablar— fue en los barrios San'ya. Donde la porqueria es el paisaje principal, la tierra de nadie. Allí encontré a la pequeña carne, el alimento que necesitaba para aplacar el hambre —


— Señor...— balbuceo el sacerdote moviendo una de sus piernas con nerviosismo


— antes tuve que quitar sus prendas, una andrajosa tela cubría la plenitud de su carne. Ocultando al pequeño Loto, que crece en el pantano. Aquel pequeño era tan hermoso, su piel suave ante mi tacto, la dulzura de mis dedos recorriendo su cuello, mi lengua degustando su sexo me llevaba hasta la cúspide de mi hambre, oh padre— expresó — incluso su olor aún cosquillea mi nariz, mientras me hundía una y otra vez en su interior, mientras destrozaba su inocencia y llenaba su interior —


Se escuchó depronto como una de las puertas se abría


— dígame Padre ¿ sabe lo que es tener hambre? —














































— odio ésto —


— se supone que ya deberías estar acostumbrado ¿ no? — murmuro solo para que el otro escuchase— ¿ no fuiste tú el que dijo que éste tipo de eventos limpiaba nuestros nombres? —


— supongo que después de un tiempo te abuerres— se encogió de hombros Jackson— pero tienes razón, Jichul. De vez en cuando es bueno que estos imbéciles te chupen el pene — movió la cabeza señalando al hombre que a un par de metros de ellos, continuaba con un extenso discurso de agradecimiento — vaya, creo que llegó tu hora— sonrió— mira te está llamando —


— procura comportarte— solo dijo Jichul poniéndose de pie, acomodó con cuidado su costoso traje para después encaminarse hasta el podio, donde el hombre de baja estatura continuaba su monólogo. 

Miró a las personas que estaban a un par de metros del improvisado escenario, incluyendo a los periodistas. 


— y sé — volvió a hablar el hombre ésta vez esbozando una sonrisa, mientras extendía su mano en dirección a Jichul— que a nuestro generoso amigo, no le gusta éste tipo de eventos o reconocimientos, pero no puedo dejar pasar un acto como éste desapercibido. Por favor, Señor Gong, podría acercarse — terminó de hablar, mientras el nombrado se acercaba hasta el. 


Jichul estrechó la mano del hombre, sonriendo cortésmente en tanto dejaba una palmada en el hombro del sonriente sujeto. 


— como mi buen amigo aquí presente, el director  Ishikawa ha hecho mención, no soy una persona que guste de vanagloriarse con sus acciones u obras— sonrió Jichul mirando al público— pero hoy para mí es un día realmente especial. Un momento de recuerdos, paz y significado, el cumpleaños de mi progenitor. Es por éso, que honrando su memoria, como hombre de filantropía, ayudando siempre a los más desvalidos, aportando a los demás, he decidido crear un fondo solidario para éste pequeño colegio — movió su mano señalado el pequeño colegio a sus espaldas— nuestra familia siempre ha creído que el desarrollo comienza fortaleciendo los cimientos, y en éste caso debemos fortalecer la enseñanza de los niños. Es por eso que me siento realmente honrado en ayudar a la hermosa labor educativa que presta nuestro estimado director Ishikawa, y sus colaboradores — miró al hombre a su lado haciendo una reverencia— es realmente admirable su labor, Señor Ishikawa —


Los aplausos no se hicieron esperar ante las palabras expresadas por el hombre, además de la mención a la ayuda de aquel pequeño establecimiento. El director nuevamente estrechó su mano con el alto hombre frente a el. 


— Señor Gong, Señor Gong— levantaba la mano uno de los periodistas llamando la atención del nombrado— Señor Gong, en cuanto a la ayuda mencionada ¿ en que consistiria exactamente el aporte mencionado? —


— un aporte completo. Desde lo más básico, como un simple lápiz hasta la completa ampliación y modernización de aulas —


— Señor — levantó la mano otro de los periodistas — este fondo solidario como usted lo llama ¿ será solamente para un colegio por distrito? O en un futuro ¿ podremos verlo en otros de nuestros distritos a nivel nacional? —


— al ser un fondo creado por una fecha importante— habló Jichul— hemos evaluado la posibilidad de ayudar al menos a siete colegios que estén dentro de los distritos más pobres de Japón asi p...—


— ¿ no es eso comprar protección? — se escuchó depronto. 

Mientras Jichul miraba a la mujer que en esos momentos mantenía la mano alzada


— ¿ disculpe? —


— es bien conocido — volvió a hablar la mujer acercándose un poco más al inicio del podio— que en muchas organizaciones, o mafias se compra la gracia de los lugares, o pobladores de localidades con más pobreza. Para así tener libertad de hacer circular sus negocios sucios...—


— Señorita...—


— Tanaka, Akame Tanaka —


— señorita Tanaka— volvió a hablar el director — me parece realmente impresentable que se esté empañando un acto de solidaridad como éste, con esa clase d...—


— creo en la libre expresión, y la libertad de prensa— sonrió Jichul apoyando su mano en el hombro del director a su lado. 

Después dirigió su mirada a la mujer a un par de metros, aquella maldita mujer hace un año que lo seguía para comenzar ése tipo de preguntas insidiosas. La conocía muy bien, y es la que lo llevaba a tener esa relación de amor y odio con la prensa; pues a pesar de todo, necesitaba de la maldita prensa. 


— ninguna de nuestras obras de caridad— habló Jichul — tiene algún fin turbio, Señorita Tanaka. Muy por el contrario, solo buscamos el bien de los que no tienen posibilidades en ésta vida, y solo han padecido de miseria —


— entonces, niega estar comprando protección de parte de los pobladores —


— lo niego rotundamente —


— ¿ está usted implicado en el asesinato del empresario Kouta Nakamura? Quien era investigado por delitos de estupro y malversación de fondos — habló la mujer, mientras los murmullos no se hicieron esperar— se dice que el Señor Nakamura estaba vinculado con la Organización Yakuza, y con la cual hacía negocios de lavado de dinero y tráfico de drogas, se dice que mantenía ése tipo de negocios con usted, se dice en las...—


— ¿ se dice? — la interrumpió Jichul— ¿ haremos conjeturas en base a "se dice" ? — sonrió Jichul— con todo el respeto que le debo a la amplia labor periodística de sus colegas aquí presentes, creo que es realmente impresentable que una periodista se presente con serias acusaciones contra mi persona, añadiendo " Se dice", Señores— miró a los demás— no podemos caer en el amarillismo de los medios de comunicación, y sus invenciones Hollywoodenses de tráficos, malversaciones y todo eso. ¿ es que acaso soy el nuevo Scarface? — rio, mientras los presentes hacían lo mismo


— no me parece...—


— Señorita Tanaka— volvió a interrumpirla Jichul— siempre he estado de lado de la justicia y la transparencia de ésta, sí, me he visto malamente involucrado en éste tipo de Investigaciones, pero he salido airoso puesto que soy una persona intachable, que solo busca poder ayudar a la comunidad que tanto necesita del aporte de los que si podemos ayudar. Y no lo hacemos con otros ánimos más que servir al prójimo; siempre he priorizado los valores ,la ayuda a los demás. El deber de todo buen samaritano. Es por éso que, si usted tiene pruebas de los hechos que menciona se acerque y denuncie esos aberrantes crímenes — extendió su mano al Director— fue un gusto estar en ésta inauguración, debo retirarme —


— muchas gracias Señor Gong, siempre será bienvenido a nuestras dependencias—


Jichul solamente hizo una reverencia para después caminar hasta donde se encontraba esperando Jackson y los guardaespaldas que impedían a los periodistas acercarse. Ambos caminaron en silencio el corto trayecto hasta el automóvil. 


— maldita perra de mierda— dijo Jackson una vez hubieron subido al automóvil— deberías dejarme arrancarle la lengua—


— esa mujer está obsesionada— habló Jichul sacando el teléfono de su bolsillo— con enviarme a prisión, y sus emplazamientos son públicos. No se vería nada bien matarla, no te preocupes ya buscaremos la fórmula, dejala tranquila, solo procura eliminar bien todo lo que me conecte con Nakamura —


— como digas— suspiró Jackson— creo que te gusta ser el centro de atención de esa mujer, es bonita, no lo negare,pero un dolor en las bolas, no me digas ¿ que ése es tu prototipo de amor? —


— Jimin—


— ¡¿ qué?!, lo sabía, sabía que tu y Jimin... —


— Jimin — extendió su celular a Jackson— creo que va a divertirse—


— ah! Niño estúpido— movió la cabeza Jackson mirando la fotografía— se supone que tu irías a arreglar eso —


— bueno, él ya se adelantó — tomó Jichul el libro que estaba sobre el asiento— solo envía dos limpiadores, dale unas dos tres horas, envía unos hombres a cuidar los alrededores—


— voy a hablar seriamente con el — sacó su celular el pelinegro — si hace ése tipo de cosas sin avisar nos meterá en problemas ¿ lo sabes cierto? —


— sí — respondió el moreno hojeando su libro — oh, pide un par de limpiadores para la residencia, tendremos visitas. Y saca a todo el personal, no quiero a nadie más que los de confianza en casa —


— ¿ acaso tendrás diversión? —


— justicia, se impartirá justicia—





















































— veinte Padre Nuestro, y cincuenta Ave María — dijo depronto, mientras caminaba por el extenso pasillo, del silencioso lugar — ¿ esas simples palabras llevarán mi alma a la salvación Padre? —


— ¿ quien eres tú? — preguntó el sacerdote viendo al hombre que caminaba hacia el, oculto tras ése par de gafas negras. 


El hombre caminó hasta llegar cerca del púlpito de la pequeña capilla, inclinándose levemente tomó la barbilla del hombre que estaba de rodillas frente a el


— mirelo, Padre Toshio— sacó Jimin la fotografía de su bolsillo poniéndola frente al hombre — siete años. Un pequeño de siete años que tuvo la desdicha de llegar ante usted ¿ lo recuerda? —


El sacerdote miró la fotografía, en ésta se podía apreciar un niño sentado en una cama, con el rostro golpeado incluyendo un par de mordidas, además tenía un brazo enyesado


— y-yo...—


— no necesito que afirme nada padre— dijo Jimin guardando la fotografía — hace mucho teníamos sospechas de usted, de sus constantes ofrecimientos a las familias de éstos niños, para hacer sus vidas mejores. Claro, mientras usted tuviera una buena dosis de sexo con algún niño, todo estaba bien ¿ cierto? — 


— ellos...ellos me seducian —


— basura de mierda— dijo Kojiki apretando el brazo del hombre que tenía sujetado


— ¿ acaso estas culpando a un niño? — apretó el otro brazo Keiji


— ustedes no entienden— volvió a hablar el sacerdote mirando a los otros— esos niños harían lo que fuera por alimento, ellos vienen ofreciendome su cuerpo, y yo, estoy enfermo. Soy una persona enferma de la cual han sacado provecho—


— ¡ cállate! — bufó Kojiki tomando la cinta adhesiva comenzó a tapar la boca del hombre


— levantenlo — solo dijo Jimin. 


Viendo como los gemelos asentian, retrocedió un par de pasos. Observando como el hombre era elevado un par de metros con las cuerdas que habían colocado los gemelos. Quedando en posición de crucifixión. 

Sacando su teléfono tomó una fotografía de aquel hombre, para después guardar el móvil nuevamente. 


— ¿ sabe Padre? — dijo Jimin acercándose al bolso que había dejado sobre uno de los asientos — cuando llegué aquí, pensé en ser piadoso, poner una bala en su cabeza y llevarlo hasta la gracia del creador. Pues estamos en la iglesia, y al menos quise ser un malnacido respetuoso — sonrió sacando el enorme cuchillo de cazador que había tomado de la colección de Jichul— pero me di cuenta de que un paseo por el infierno sería mucho mejor — caminó hasta el hombre que, aterrado se acercaba a el— yo lo llevaré al infierno — habló Jimin quitando sus gafas, mientras una amplia sonrisa se dibujaba en su rostro — mireme Padre, mire el rostro de Satanás, pues es a el a quien tiene en frente. Al mismísimo demonio, que lo torturara hasta la muerte — paseó Jimin el cuchillo por la pierna del hombre — voy a quitarte las bolas y dárselas a los perros, hijo de puta —


Keiji y Kojiki sabían que aquella salida de Jimin no era para sus compras, sabían lo que el menor había sufrido en el pasado en cuanto al abuso. Y para ellos, Jimin en ése momento solo impartía lo que otros no hacían, justicia. 









































* éste capítulo solo fue un trabajo extra de Jimin. No tiene que ver con las caídas de las plumas del Fénix. 





Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...