História La Sumisión - Yoonseok ( adaptación Ayumi) - Capítulo 2


Escrita por:

Postado
Categorias Bangtan Boys (BTS), Big Bang, Jay Park
Personagens G-Dragon, Jay Park, J-hope, Jimin, Jin, Jungkook, Rap Monster, Seungri, Suga, V
Visualizações 10
Palavras 956
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Ação, Crossover, Drama (Tragédia), Festa, Lemon, LGBT, Luta, Policial, Romance e Novela, Shoujo (Romântico), Suspense, Yaoi (Gay), Yuri (Lésbica)
Avisos: Álcool, Bissexualidade, Cross-dresser, Drogas, Homossexualidade, Insinuação de sexo, Linguagem Imprópria, Nudez, Sadomasoquismo, Sexo, Violência
Aviso legal
Os personagens encontrados nesta história são apenas alusões a pessoas reais e nenhuma das situações e personalidades aqui encontradas refletem a realidade, tratando-se esta obra, de uma ficção. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos, feita apenas de fã para fã sem o objetivo de denegrir ou violar as imagens dos artistas.

Capítulo 2 - Capítulo 2


UN AÑO DESPUÉS

- Señora Macyntire, por el amor de Dios ... - Yoongi estaba con el rostro apoyado en una de las manos y con los codos clavados en la mesa de su oficina en Nueva Orleans, mientras escuchaba la letanía de la vieja. - La población mundial de perros de calle aumentó gracias a su querido bulldog. ¿Por qué no buscas en el jardín del vecino? Sansón está montado en la chihuahua del señor Spencer.

- No digas tonterías, jovencito.

- No estoy diciendo, señora. - Se frotó la cara con la mano que estaba desocupada. - Pero todos los días la señora llama aquí para hablar que el Sansón no está en casa y que está desaparecido. Y todas las noches el Sansón regresa, la señora da comida para él y lo pone para dormir.

- Sí, pero un día voy a llamar y el Sansón habrá desaparecido. Es un perro muy viejo y cualquier cosa puede suceder con él.

- Señora, crea: mientras haya perras en el mundo, Sansón será inmortal.

TOC Toc. Se golpearon en la puerta de su oficina.

- Teniente Min. - El oficial Lee Seung-hyun levantó la mano para despedirse de su superior. Ya había terminado el turno.

Yoongi echó una mirada cansada y movió los labios en silencio: "¡Quiero morir!".

El rostro rojo del loirísimo y simpático Seungri se iluminó con una sonrisa.

- ¿Es la señora Macyntire? - susurró, apuntando hacia el teléfono.

Yoongi confirmó, exhausto.

Seungri dio una risita y habló:

- Buena suerte.

Yoongi se despidió con un gesto de la barbilla. Se mantuvo la conversación con la vieja por otros cinco minutos, hasta que localizó al perro a través del chip y comunicó en qué esquina él estaba: en la calle Perdido con la Union.

- Ah, bien donde queda la poodle de la Margaret - recordó la mujer, emocionada.

- ¡No me digas! -exclamó Yoongi, fingiendo sorpresa. - ¡Que alivio! ¿La señora está más tranquila ahora?

- Sí, querido, gracias. Que Dios te bendiga…

- Que la bendiga también, señora Macyntire. Y el Sansón.

- Y los Estados Uni ...

- Amén. - Yoongi se apagó.

A continuación, levantó y repasó los informes de la denuncia de maltrato contra Ben Fleur, y de la pequeña red de traficantes adolescentes que actuaban en las escuelas De La Salle, Cabrini y Ben Franklin.

Yoongi y el comandante, Kwon Ji-yong, ya habían repasado los lugares de acción de los grupos. Y preveían encontrar al día siguiente la persona que ofrecía las pastillas de éxtasis para los jóvenes: el jefe de la cuadrilla.

Y, por fin, vio con tristeza el mensaje que Kwon Ji-yong o G-dragon como le gustaba que lo llamaran, le había dejado en la pantalla de la computadora: "Jay Park está suelto".

- Carajo ... No puede ser, Martha! - habló consigo mismo, sin creer que ese agresor estaría libre de nuevo porque su mujer había retirado las acusaciones.

No podía controlar algunas cosas; de entre ellas, el miedo y la estupidez ajenas.

Salió del trabajo y dirigió su Mini hasta en casa, en la calle Tchoupitoulas. No podía hablar aquel nombre sin caer en la risa e imaginar que quien lo eligió adoraba una "pitchula".

Nueva Orleans era una ciudad muy tranquila. Después de haber sido parcialmente destruida por el Katrina, que mató a más de la mitad de la población, los ciudadanos tomaron conciencia de todo lo que los rodeaba, y, tras recuperarse de la tragedia, la ciudad vivía una relativa y sana paz.

Claro que no era una ciudad llena de santos. Por lo menos él estaba en el Barrio Francés, una región valorada y muy famosa, repleta de casas de todos los colores y con una vida nocturna agitada, con baladas y restaurantes de donde siempre se podía oír de lejos el inmortal jazz ... Y con casas de striptease y burdeles camuflados de cien en cien metros. Él, siempre que pasaba por allí, se decía a sí mismo: "Bienvenida al Barrio Francés, donde usted puede tener lo que quiera: el sax o el sexo". Todavía había el vicio y el alcohol, los jóvenes se encargaban de causar algunas peleas calle y cometer uno u otro robo ... Pero no. Nueva Orleans no era el Bronx o Brasil.

Él no podía quejarse de que faltaba trabajo. Pero no eran las emociones fuertes que él soñaba tener cuando era pequeño no que él haya crecido tanto. De aquellas que nos recordaban que estaba vivo. Y buscar el Sansón o vigilar a un grupo de chicos en fase de experimentación no era nada arriesgado - ni nada por lo que él pudiera ganar una medalla de honor.

Jimin, sí, podría ganar una en cualquier momento, y Yoongi se emocionaba sólo de imaginar.

Había sido promovido seis meses antes, por lo menos eso. G-dragon, actual comandante de la policía, le dio la promoción de sargento para teniente. ¿Por qué?

Porque él había detenido a Jay Park cuando él estaba a punto de matar a la mujer, Martha, en la porrada.

Sus padres estaban tan orgullosos de él que no cabían en sí de tanta emoción.

Pero para Yoongi era difícil fingir que se sentía bien y feliz. Para que no hubiera duda: él adoraba, su ciudad, pero quería estar en Washington, donde la mayoría de las decisiones estatales eran tomadas. Tal vez peca por la ambición, pero era su naturaleza de superhéroe. Y hacer la maniobra de Heimlich en el viejo Luke porque, por enésima vez, casi había tragado la boquilla de su pipa de madera, no era algo que él conmemoraba. Sí, él había salvado una vida, pero ... no tenía algo más?

¡Claro que sí! Por eso, en una semana, él volvería a realizar el proceso para entrar en el FBI. Lo haría todo perfectamente y no sería confundido por el maldito Stewart. No, esta vez diría todo lo que el viejo Gollum quería oír.



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...