História MM - Martílio - Capítulo 17


Escrita por:

Postado
Categorias Império
Personagens Amanda Mendonça, Cristina dos Anjos Bastos Medeiros Ferreira, Danielle Medeiros de Mendonça e Albuquerque, Dr. Merival Porto, Eduarda (Du) Botticelli Medeiros de Mendonça e Albuquerque, João Lucas Medeiros de Mendonça e Albuquerque, José Alfredo "Comendador" Medeiros, José Pedro Medeiros de Mendonça e Albuquerque, Josué, Maria Clara Medeiros de Mendonça e Albuquerque, Maria Marta Medeiros de Mendonça e Albuquerque, Maurílio Ferreira
Tags Carmodallavecchia, Império, Liliacabral, Mariamarta, Martilio, Maurílio, Novela, Romance
Visualizações 6
Palavras 1.333
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Ficção, Romance e Novela
Avisos: Sexo
Aviso legal
Alguns dos personagens encontrados nesta história e/ou universo não me pertencem, mas são de propriedade intelectual de seus respectivos autores. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos criada de fã e para fã sem comprometer a obra original.

Capítulo 17 - "Prometi que no desearia estar a tu lado, pero falle"


Fanfic / Fanfiction MM - Martílio - Capítulo 17 - "Prometi que no desearia estar a tu lado, pero falle"

Envuelta Marta lo besa..

Sus labios se tocaron suavemente, parecían más calientes por el contraste con el frío de sus cuerpos provocado por el agua de la lluvia. Marta empezaba a abrir la boca despacio, dejando que Mauricio la invadiera, dejando su lengua encontrarse la suya. El beso que comenzó suave rápidamente tomo intensidad tan grande era la nostalgia que sentían del cuerpo el uno del otro.

De repente, un rayo más cae  interrumpiendo el beso, haciendo que se alejen.

Marta se apoya en la pared con la respiración descompasada y Maurício va acercandose nuevamente, ella se aleja volteando de espalda hacia él que lentamente va acercando nuevamente, llegando por detrás, sosteniendola suavemente por los brazos y uniendo su cuerpo al de ella.

-MAURÍLCIO: Para de fingir que no me eschas de menos, que no sientes falta de mi toque, de mis besos... - le dice al oído, con el cuerpo unido al de ella.

Marta arfa sintiendo su respiración acelerándose aún más.

-MAURÍCIO: Yo sé que tú también me quieres, puedes negarlo, pero tu cuerpo me lo dice ... - mientras Marta intentaba negarlo, su cuerpo la traicionaba correspondiendo involuntariamente con un escalofrío.

Ella voltio y vio ese par de ojos verdes muy cerca de los suyos, su corazón dispara y su respiración se altera aún más. "¿Cómo lo conseguía sólo con una mirada?" Se preguntó en el pensamiento.

Maurício también se perdió en aquel mar de agua cristalina que eran los ojos de ella. Estaban tan cerca el uno del otro que sentían el descompuesto de sus respiraciónes. Había un magnetismo muy fuerte entre ellos. Fueron lentamente acercándo los labios y se besaron de nuevo. Incluso tratando de resistir, Marta se entregó a aquel beso que se intensificaba cada vez más. Sabía que era demasiado tarde para volver atrás, estaba entregada. Era como si sus cuerpos no los obedecíeran más, todo estaba movido por el instinto del intenso deseo que los envolvía.

Sin romper el beso fueron hacia el sofá.

Mauricio se sienta trayendo a Marta a su regazo (ella se sienta "a horcajadas" con las piernas al lado de su cuerpo). Los besos eran cada vez más cautivadores.

Maurício sólo podía en lo enamorado que estaba cada vez más de aquella mujer. Marta pasaba los manos por sus hombros, apretandolos cuando quería provocarlo aún más.

Mauricio puso las manos en su espalda y, lentamente, empezó a abrir su vestido que, para la dicha de los dos, era muy práctico.

Marta lo interrumpe haciéndolo mirarla :

-MARTA: Prometi que no tendría sentimiento, que no desearía estar a tu lado ... Pero fallé...

-MAURÍLIO: Todo lo que más quiero es tenerte a mi lado, tener tu amor, pero hablaremos mas tarde, ahora – le susurra al oído - ahora sólo necesito poseerte - sentía su mano subiendo por sus muslos levantando su vestido.

Marta muerde su labio inferior sintiendo su boca secarse y un líquido caliente escurrirse en su intimidad.

-MARTA: Entonces, hazme tuya - provoca abrazando el cuello de Maurício e besándolo, él entrelaza los dedos en su cabello correspondiendo con intensidad a su beso.

Subiendo rápidamente por sus brazos, Maurício quita el vestido de Marta besandola de nuevo enseguida.

Luego fue bajando los besos hacia el cuello de ella, caminando hacia sus hombros rozando la barba en su piel delicada, dejando un rastro rojizo en su piel blanca, mientras ya se atrevía a bajar el tirante de su sujetador.

Marta le besó el cuello provocandole escalofríos mientras el deslizaba las manos por los muslos de ella.

Las manos de Maurício que ahora sujetaban firme su cintura comenzaban a subir en busca del cierre de su sujetador, abriéndolo hábilmente. Marta cierra los ojos, con la boca entre abierta echa la cabeza hacia atrás mientras recibe algunos besos en su regazo. Maurício baja los besos hacia los senos de ella haciéndola soltar ligeros gemidos de placer.

Estaban completamente entregados, envueltos.

Él baja una de las manos por su cuerpo hasta llegar a su intimidad, invade sus bragas y la toca arrancándole un gemido de placer.

Se libran de las pocas piezas de ropa que aún impedían el contacto completo de sus cuerpos.

Marta alza un poco su cuerpo ajustandose para encajarse en Maurício, ella desliza despacio sobre el miembro del mismo sintiéndolo llenarla.

Ambos sueltan un gemido de placer al sentirse uno dentro del otro. Ella comienza a moverse lentamente... Él sujeta firme su cintura ayudándola con los movimientos.

Marta subía y bajaba hábilmente sintiendo su cuerpo quemar de deseo. La intensidad de sus movimientos aumentava cada vez mas haciendo que el sudor comenzara a salir de sus cuerpos.

Mauricio lleva una de las manos a los cabellos de Marta, jalandolos levemente. Marta araña los hombros de él.

-MAURÍCIO: Ah, Marta, eres maravillosa - dice sintiendo su cuerpo reaccionar.

-MARTA: Yo sé - responde sin modestia alguna aumentando aún más la intensidad de sus movimientos.

A pesar del intenso movimiento de sus cuerpos sus miradas se mantenían presos el uno al otro hasta que  emperatriz gime cerrando los ojos al alcanzar su ápice.  Ella se mueve en movimientos intensos sintiendo su intimidad contraerse y una corriente eléctrica pasar por su cuerpo provocandole espasmos de placer llevando a Mauricio junto con ella llenandola con su placer.

Derrotados por la intensidad del orgasmo se dejan caer sobre el sofá con la respiración aun descompensada....

Después de haberse amado, se relajan plenos en los brazos el uno del otro, con la lluvia cayendo mansa afuera ... Observaban en silencio la imagen del monte, que quedaba frente al sofá donde estaban acostados.

-MAURÍCIO: ¿En qué piensas?

-MARTA: En el Monte ... Donde todo ha comenzado... - respira profundamente haciendo una pequeña pausa -¿En aquel día tu sabías que yo iba a estar allí, no lo sabías?

-MAURÍCIO: No, puedes no creerlo, pero no lo sabía. Fui manipulado al igual que tú.

-MARTA: ¿Como, manipulado? ¿Manipulado por quién? - desconfía.

-MAURÍCIO: Por el destino - disfraza - Pero no vamos a hablar de esto, no ahora, no después de todo lo que sucedió...

-MARTA: ¡Qué fue lo que hicimos!

-MAURÍCIO: ¿Vas a decirme que no lo sabes? - dice en tono de broma. Marta ríe y Mauricio la tira haciendola quedar sobre su cuerpo. 

-MAURÍCIO: Pero puedo mostrartelo - sonrie malicioso.

Marta sonríe asintiendo con la cabeza. Maurício entrelaza los dedos en sus cabellos, reencendiendo el deseo.  Hicieron el amor de nuevo, esta vez despacio, sin prisa. Intercambiando caricias y palabras provocadoras al oído.

Al final, acaban adormeciendo, en los brazos el uno del otro.

 El día amaneció, la lluvia había parado, pero la pareja aún dormía en los brazos el uno del otro. Desnudos, Marta, con su cuerpo sobre el de Maurício que la envolvía en sus brazos. La claridad venida de la ventana despierta a  Emperatriz que despierta apresurada y un tanto asustada por aún estar allí.

-MARTA: ¡Maurício despierta! Ya ha amanecido.

-MAURÍCIO: ¡Buen dia, mi amor! - Él la besa.

-MARTA: Mauricio, anda, levantate, dentro de poco va a llegar Valquiria  y nos pillara en esta situacion! - dice Marta tratando de recoger las piezas de su ropa en el intento de cubrirse. Mauricio se levanta sin pudor alguno y Marta no se contiene mirando una vez más aquel cuerpo que tanto había amado aquella noche, pero en un lapso de lucidez se se preguntaba una vez más: "¿Qué fue lo que hice?".

Se vistieron y se fueron lo más rápido que pudieron, antes de que alguien llegara y los pillara allí....

Marta llega a casa y respira aliviada al encontrar la sala vacía. Quita los zapatos y sube las escaleras con cuidado para no hacer ruido. Emperatriz toma un baño relajante y duerme el resto de la mañana. Por la tarde, Merival va hasta la residencia de los Medeiros, necesitaba comunicar una buena nueva a la familia.

-MERIVAL: Tengo buenas noticias, Marta

-MARTA: Díme, ¿de qué se trata?

-MERIVAL: Salió el habeas corpus, el Comendador va a poder aguardar el proceso en libertad!



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...