História Open Your Eyes - Capítulo 3


Escrita por:

Postado
Categorias Histórias Originais
Personagens Personagens Originais
Tags Romance
Visualizações 4
Palavras 1.753
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Comédia, Romance e Novela
Avisos: Adultério, Álcool, Linguagem Imprópria, Sexo, Violência
Aviso legal
Todos os personagens desta história são de minha propriedade intelectual.

Notas do Autor


Hola personitas hermosa, preciosas, maravillosa, perfectas, (¿Me pase? Creo que algo).
Algo rápido he creado un playlist en Spotify de todas las canciones que iré poniendo en cada capítulo o tiene la opción de que iré poniendo el nombre de la canción para que la escuchen y ¡listo!.

Best Friend - rex orange county

Capítulo 3 - C A P I T U L O - II


Lunes / 30 / Septiembre / 2019

6:16 a.m.

EMMA

- Ya levántate - la voz ronca de mi padre resuena en mi habitación

- Obliga me - sonó igual de ronca como la de él

Retira las sábanas de mi cuerpo y hecha agua a mi cuerpo, por instinto me levanto imediatamente y suelto sollozos por mi parte pero mi cuerpo reacciona de una manera rápida. Mi padre sale de mi cuarto y entra al suyo, voy corriendo al baño para darme una ducha rápida. El contacto del agua caliente en mi piel la relaja por completo, disfruto cada segundo que pasa pero como dije antes es una ducha rápida así que salí y me seque. Me coloque algo sencillo, una de mis poleras favoritas de color veige, unos jeans negros y unos tenis blancos.

- ¡Ya está el almuerzo! - agarre mi mochila y mis audífonos

Caminé hacia la sala y coloque las cosas en uno de los sillones que se encuentran ahí, noté a mi padre con un delantal rosa con flores, >> ¡esto va para el álbum familiar! << . Busco mi celular dentro de mi mochila y me dedico el tomar fotos en diferentes ángulos.

Me encaminó silenciosamente por la cocina y lo observó realizando Hot-Cakes, por accidente al momento de voltear lo, se quema un dedo. Suelta un quejido de dolor y comienza a sacudir su dedo.

- ¡¡Smile!! - grité - ¡No lo puedo creer!. ¡Estás cocinando! - tome más fotos a mi padre

Nunca se dio cuenta que le estaba tomando fotos lo cual significa solamente una cosa está enojado y si que da miedo cuando se enoja.

- Claro, que estoy cocinado - rodó los ojos

- Aja, en tu vida habías tocado un sartén - dijo con algo de sarcasmo

- Siempre hay una primera vez ¿no lo crees? - me limité a solo asentir con mi cara

Coloque la mesa, lo esencial los platos, vasos, los cubiertos y algún complemento para los Hot-Cakes como por ejemplo chocolate.

- Creo, que se te quemaron - dije

- Sabe más rico quemado ¿lo sabías?

- Me lo has dicho muchas veces - le dio unas leves palmadas de su hombro

- Tengo que recordarte lo - tomó un gran pedazo de Hot-Cake con mermelada, cajeta y chocolate

Diablos este hombre se va a morir de diabetes, lo bueno es que va a morir de un modo tan dulce y delicioso. Suelto un gran suspiro al final y comienzo a comer mi Hot-Cake quemado, de vez en cuando hago una mueca de asco.

- Vamos no te vas a morir por solo comerte eso - me rendí no entiendo como come esa cosa

- Si bueno, hice lo que pude no me pidas algo que no puedo - dejé las cosas en el fregadero para después de regresar limpiarlos los trastes

- No quiero ninguna queja ¿Entendido?-

- Aja - agarre las cosas y me dirijo a la entrada de la casa - Tal vez viene Asher -

- Se gentil con él, es un chico muy agradable - me límite a solo asentir con la cabeza

Salí de mi casa y me caminó hacia la escuela, el aire mueve las hojas secas del piso hacia otras direcciones. Normalmente me limito a solo mirar al piso como niña recién regañada, por haber hecho alguna travesura.

Pero hoy no, porque tengo ganas de hacer cosas nuevas hasta tengo ganas de ir a la escuela, >> ¿Te sientes bien? <<

>> Pues no << ¿quién con sus cinco sentidos quiere ir a la escuela?, la verdad es yo.

A la distancia veo a la Sra.Adelfa una señora sumamente comprensible, amigable, leal, todo en uno.

- ¡Emma!. ¿Cómo has estado? - me mira con una dulce sonrisa en sus labios

- Bien y ¿usted? -

- Ya sabes, con algún que otro dolor de huesos pero aparte de eso, todo excelente - su sonrisa se intensifica

- ¿A tomado lo que le reseto el doctor? - enarco una ceja

- ¿Cómo te a ido en la escuela?- desvía la mirada

- Contestar una pregunta con otra pregunta no es una respuesta - busco su mirada con mis ojos pero no logro nada

- Hija, quiero saber cómo te va en la escuela pero usted no me lo permite.... - me mira en un modo de perro tierno

- Buena estrategia pero ya no funciona en mi

- Bueno, tenía que intentarlo - nos reímos al mismo tiempo y ambas tenemos una sonrisa genuina

- Pero si lo hace con mi padre, le aseguro que funciona - le guiño un ojo

- Tengo que intentarlo si es así - me mira de pies a cabeza - ¿Va a la escuela? -

- Sip

- Entonces la acompañó

- ¡Genial!

No, nos quedaba una distancia muy larga pero lo suficiente como para contarnos todo lo que había sucedió en esta semana sin vernos. De vez en cuando me dedico a pisar la hojas secas para producir un sonido complaciente para mis oídos, también de vez en cuando comento algún chiste o comentario acerca de lo que hizo, dándole a entender que le estaba prestando mi total atención en lo que dice pero mi atención está en pisar las hojas secas y producir ese esquisto sonido.

- Mañana en la tarde vengo a buscarla para comprar un café y hablar - en el rostro de la Sra.Adelfa se le dibujó una sonrisa de boca cerra

- Claro linda. Ve a clases, luego se te hace tarde - coloque un leve beso en su mejilla derecha y salí corriendo hacia mi escuela

La Sra.Adelfa, siempre a sido como una abuela para mi. De pequeña me cuidaba, me alimentaba, me daba amor y todo lo que necesitara. Me ayudaba para hacer mi trajes para alguna presentación, las maquetas y tareas que recordaba un día antes, no importa que se desvelará por hacerlo. Siempre se a comportado de un modo muy amable con nosotros por eso actualmente le tengo mucha tolerancia y amor, trato de visitarla una vez por semana y si es posible más.

Cuando llegó a la escuela, voy directo hacia mi casillero saco los libros que necesito y corro como si mi vida dependiera de ello. Miro todo el salón en busca del maestro pero nada, mi cuerpo automáticamente se relaja. Jésica me señala un asiento que tienen su mochila en ella, al acercarme ella retira la mochila del asiento y la coloca en el piso, hacemos nuestro típico saludo después llega el Prof. Walter, justo a tiempo.

Matemáticas ¿a quién no le encanta las matemáticas?, es obvio que al Prof. Walter le fascina, no existe una palabra para definir sus gran aprecio, hacia las matemáticas . Tanta es su obsesión que todos los días resuelve problemas tan complicados que deja de dormir por hacerlos, muy loco lo sé.

- Buenos días estudiantes - el salón entero se quedó en un hilo de silencio - Saquen sus libros y hagan la lección 4.8 -

Prof. Walter, típico maestro con el cual, con tan solo tener su presencia calla hasta el zumbido de una mosca, todo el mundo le teme a él y más a su voz gruesa.

- Hola - escucho un susurro, mi cuerpo automáticamente brinca levemente

- Hola - hago una mueca apenada por mi acción

- ¿Tu cuarto ya no huele a pies? - deja salir risitas bajas solo para nosotros

- Ya no - muevo levemente mi rostro para verlo con el rabillo del ojo, se encuentra justos a mi lado claramente en su asiento

Su cabello castaño lacio y rebelde, cayendo en su rostro, sus grandes ojos café oscuro llenos de energía. Bajé más la mirada y me encontré con su vestimenta, una campera negra, una camisa lisa blanca, unos jeans negros y sus tenis negros deportivos.

- ¿Entonces si voy a ir a tu casa? - desvié la mirada hacia el libro

- No -

- ¿Qué? pero ¿Por qué? - en serio quiere hablarme

- Es broma -

- Eres mala haciendo bromas-

Todo prosigue con normalidad, los trabajos son excesivos, mi vista se va cerrando poco a poco, Asher y Jessica intenta animarme de vez en cuando pero yo lo que necesito es CAFE, mi cuerpo lo exige y lo necesita.

- ¿No vas a comer? - fue más un susurro que otra cosa

- No tengo hambre - aprieto mis labios y comienzo a mirar a mi alrededor

- Mentirosa, tú siempre tienes hambre - fulminó a Jésica con la mirada

- Ya me exhibiste - volteo a verla y veo en su rostro maldad pura

- Bueno ¿vamos a comprar algo? - una sonrisa pequeña se dibuja en mi rostro

- ¡Si!

- ¿Vienes Jésica?-

- Aquí me quedo, después nos ganan los asientos y espero a las chicas también -

- A está bien

Comienzo a seguir a Asher hasta la pequeña tienda que se encuentra en nuestra escuela.

- Mmmm... ¿Cuál es tu comida favorita? - todo el mundo se nos queda mirando extrañados

¿Qué me miran idiotas?, no me estoy besando con nadie, no estoy dejando que me manoseen, no estoy haciendo nada malo.

- No lo se, hay tantas cosas tan deliciosas - me llamo los labios de tan solo recordar alguna comida

Diablos, soy una tragona, ahora tengo mucha hambre que podría comerme la cafetería entera o toda la escuela completa, aunque comparando el tamaño de la escuela con la cafetería es muy distinta.

- Pero siempre hay una - no puedo contradecirlo

- Es difícil pero me encanta la Carlota- hace una cara de desagrado

Lo cual me hace dudar de haber elegido bien mi respuesta.

-...Es tan amargo, no entiendo tu aprecio a esa cosa amarga - hace muchas muecas constantemente lo cual me hace reír

- Que lindo eres - una sonrisa se posa en mis labios

¡Momento incómodo!, normalmente soy así con mis amigos, cuando los conozco de más años soy más brusca y cariñosa.

Pero en él están diferente, no es el típico chico que te molesta para recibir algo de atención, con tan solo verlo te llenas de energía y te dan ganas de realizar muchas cosas a la vez.

Están contagioso su entusiasmo y energía que lo seguiría a todas partes con tan solo pasar un momento agradable con él, para solo reír, conversar acerca de algo tan extraño y gracioso, que te llene de preguntas al final de cada cosa que dices y te hace preguntarte más hacer de eso y te llena de energía, quieres más y más pero no tenemos abasto de nada... Porque solo quiero estar con él y pasar un momento único.



Notas Finais




Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...