História Que el corazón te guíe - Capítulo 14


Escrita por:

Postado
Categorias La Casa de Papel
Tags Álvaro Morte, Itziar Ituño, La Casa De Papel
Visualizações 25
Palavras 1.276
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Aventura, Fantasia, Ficção
Avisos: Adultério, Insinuação de sexo, Nudez, Sexo
Aviso legal
Alguns dos personagens encontrados nesta história e/ou universo não me pertencem, mas são de propriedade intelectual de seus respectivos autores. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos criada de fã e para fã sem comprometer a obra original.

Notas do Autor


Buena lectura

Capítulo 14 - Tratando de olvidarte


Por Itziar:

Me voltee poniendo la mejor cara posible, la verdad es que no quería hablar con nadie, y más si el tema central era Álvaro. Pedro me miraba como si quisiera conprender mi estado de ánimo, hasta que dijo algo que me helo la columna

-Ya sé que tu estas al tanto sobre que... pues... tengo conocimiento sobre ti y Álvaro - no lo podía creer, Álvaro tuvo la gentileza de contarle sobre lo que hablaba conmigo, y estaba segura que ya sabía sobre que le había dicho que se apartara.
-Pedro... yo
-Tranquila, no tienes que decir nada, yo sólo soy como un papel en el que Álvaro planta todos sus pesares y créeme nada saldrá de esta boca, no soy nadie para juzgar lo que hacen o dejan se hacer, sé que es complicado para ti y estoy seguro que también lo es para él.  Sólo no dejes que tus temores de aparten de vivir las cosas que te hacen realmente feliz.

Estaba prácticamente flotando, escuchar a Pedro me tranquilizó, y por qué no, debía confiar en su palabra

-Gracias, en serio. Sé que está malo decirlo, pero gracias por no divulgar las cosas que han pasado, creo que ya sabes qe decidí terminar con esto, verdad? - dije y las imagenes de nuestra pelea retumbaron en mi mente
-Lo sé, Álvaro me lo dijo esta mañana y puedo decir con toda seguridad que tanto a ti como a él les duele estar lejos uno del otro.

No pude mirar a pedro ante esas palabras, mi ojos se llenaron de lágrimas, mi cabeza bajó dándole acceso a las gruesas gotas de agua para que cayeran sobre mi cara, él tenía razón, me dolía el hecho de no tenerlo cerca.
Pedro cogió mi mentón y hazlo mi rostro para que quedara en contacto con él y terminó du discurso.

-Voy a apoyarlos sea cual sea su decisión, pero medita sobre esto sí? Ve lo bueno y lo malo de la situación - dijo tranquilamente
-Gracias...- volví a repetir y me arrastre hasta su brazos amortiguando el chanto en su hombro, Pedro abrazó mi espalda y acariciando mi cabello me dejó soltar todo el llanto guardado desde la mañana
-No puedo hacer que esto siga Pedro, no es justo para nuestras parejas - dije entre susurros por mi llanto
-Mi bella flor, lo entiendo, y si crees que es lo mejor está bien
-Es lo mejor, él está casado, y yo también tengo a alguien que ha estado conmigo por más de 10 años, ellos no se merecen esto - dije saliendo de su abrazo y secandome las lágrimas con mis dedos
-Estás segura con tu decisión?
-Si, y espero realmente mantenerla hasta el final, porque realmente es difícil no quererlo
-Tranquila, ya verás que sí, y si pues no... Sólo vivelo - dijo sonriendo con picardía
-No puedo creer que le digas eso - reí

Pedro me dejó un beso en la frente y me quedé sola entre los pasillos, di gracias porque no había nadie que nos hubiera escuchado. Caminé hasta mi apartamento, quería tomar aire, plantearme la idea de que ya mo habría más noches en que estuviéramos los dos solos, mientras caminaba me trataba de convencer a mi misma que esa había sido la mejor decisión, aunque en el fondo sabía que no era del todo cierta.

Por Álvaro:

Salí de los estudios lo más rápido que pude, la verdad es que no quería cruzarme con ella, mi decisión sobre Itziar mi había cambiado, haría todo para que ella se diera cuenta que había sido un error haber tomado esa decisión, pero hoy no quería verla, aún me dolía lo que había pasado, aún me dolía su frialdad, nunca intercambiamos palabra de amor, ni hicimos promesas, porque ya teniamos a alguien más en nuestras vidas, pero todo mi cariño había sido reflejado en mis toques, en la forma en que la trataba cuando hacíamos el amor, no era sólo sexo, ahí había algo más, había cariño por mi parte y estoy seguro que por ella también, por la forma en como se aferraba a mi a cada beso, por como movía su cuerpo junto al mío o como se abrazó a mi pecho las dos veces que dormimos juntos, por eso yo no podía aceptar tan fácilmente que se alejara de mi.

Llegué a mi casa siendo rodeado por una sensacion de angustia, y pensando en Itziar. Tenía una hora para alistarme y después ir a recoger a mis hijos a casa de mi madre, hoy más que nunca quería poder abrazarlos. Dejé mis cosas en la habitación que compartía con Blanca, mi mente vago en los momentos que había compartido con ella en esa cama, las veces en que mis se quedaban junto a nosotros en un domingo cuando pasábamos las tarde viendo sus dibujos animados.
"Dios, que me está pasando" pensé, hace unos meses Blanca y mis hijos llenaban mi mente, ahora había alguien más ahí, y ese alguien era Itziar. Ella se metió tan fácilmente y tan rápido que no tuve tiempo para parar, es más nisiquiera quería hacerlo, la quería conmigo, pero no voy a negarlo, también quiero a Blanca, es la madre de mis hijos, es la mujer com quien decidí pasar el resto de mi vida, y ahora también estaba Itz y no podía hacer nada para minimizar ese sentimiento. Ahí entre todos esos pensamientos me consideré el hijo de puta más grande de la historia, por no saber lo que me estaba sucediendo.

Tomé una ducha rápida, preparé un poco de jugo y un sándwich para mí y para mis hijos, estaba seguro que al llegar a casa lo devorarian por completo. Me senté sólo en la mesa de la cocina, sólo yo y todas mis confusiones hasta que una llamada me sacó de órbita, era Blanca al teléfono

Conexión:

-Cariño,  te extraño - dijo entusiasmado en la otra línea
-Blanca, hola
-Hola, no vas a decir me extrañas - se formó un nudo en mi garganta, lo cierto era que deseaba que estuviera fuera para disfrutar sin preocupación a Itziar, pero ahora ya ni a ella la tenía
-Sí, claro que sí, de donde sacas eso? - mentí
-Pues, creo que ahora te alegrarás, regreso mañana
-Mañana? - pregunté nervioso
-Sí, ya terminé aquí, ya no tendrás que extrañarme, y voy a recompensarte por todo el tiempo en que estuve lejos- dijo sensual, pero esta vez su voz no tuvo efecto en mí
-Seguro, mañana te veo en casa, ahora voy a recoger a los miños - dije rompiendo la llamada

Terminé el jugo y mi sándwich, tomé mis llaves y salí para recoger a mis hijos.
Llegué a casa de mamá y fui recibido por un abrazo lleno de amor, mis hijos salieron a recibirme con sonrisas en la cara que me ayudaron a mi estado de ánimo.
Mis papás me envitaron a cenar y no pude negarme. Al final de la cena me sentí mas tranquilo, tomé a mis hijos y me despedí de mis padres asegurándoles que llegaría para pasar un domingo con ellos junto con Blanca.

Regresé a casa cantando a todo pulmón junto con León y Julieta sus canción infantiles que me sabía todas, tener hijos de edad pequeña hacía que te aprendieras cosas que nunca imaginaste hacer.
Después de tener un momento especial con ellos, los acosté en sus camas, y rápidamente se quedaron en un sueño profundo.
Fui a mi habitación y me arrastre a mi cama, cubriendome con el edredón blanco todo mi cuerpo, y lo único que había en mi mente era Itziar.

 


Notas Finais


Comentarios abajo


Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...