História Sergio y Raquel - Otro Final- - Capítulo 19


Escrita por:

Postado
Categorias La Casa de Papel
Personagens Mãe da Raquel, Personagens Originais, Professor, Raquel Murillo
Tags Álvaro Morte, El Profesor, Inspectora Murillo, Itziar Ituno, La Casa De Papel, Novela, Policial, Raquel Murillo, Romance, Salvador Martín, Sérgio Marquina
Visualizações 77
Palavras 1.652
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Ação, Drama (Tragédia), Ficção, Romance e Novela, Violência
Avisos: Adultério, Álcool, Heterossexualidade, Insinuação de sexo, Nudez, Sexo, Spoilers
Aviso legal
Alguns dos personagens encontrados nesta história e/ou universo não me pertencem, mas são de propriedade intelectual de seus respectivos autores. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos criada de fã e para fã sem comprometer a obra original.

Capítulo 19 - Denver


Salieron de la última casa que tenían para ver y pero a Sergio no le convencía ninguna, quería un lugar soñado para vivir, así que decidieron esperar hasta dentro de unos días para visitar otros lugares. Los días fueron pasando y Raquel había accedido a que Paula se quedara más de un mes con Alberto, estaban de vacaciones en el caribe y habían decidido quedarse más tiempo. Raquel en otra situación no hubiera estado de acuerdo con eso pero esta vez no solo tenía que pensar en Paula, si no también en Sérgio, él ya no era sólo el hombre de quien se había enamorado en esos 5 días, sino también era el padre de su hijo y tenía que  disfrutar de esos días junto a él, ya que no sabían cuando ella iba a poder volver a Palawan. Raquel despertó con la luz del sol golpeando en su cara, y el olor a café que provenía de la cocina, aunque la descomponía amaba despertar con ese aroma por que sabía que Sérgio estaba ahí, preparando el desayuno para ellos. Luego de ducharse bajo a la cocina, Sergio preparaba los waffles favoritos de Raquel acompañado con música y a ella le encantaba, se acercó a él y lo abrazó de espalda, le encantaba hacerlo, él se movía al ritmo de la música, Sergio era más alto que Raquel y ella en puntas de pie besaba su hombro, ya era una rutina de todas sus mañanas, luego la sentó sobre el mesón envolviéndose en besos eternos

    -Como te sientes hoy? 

Las nauseas matutinas de Raquel ya eran una costumbre 

    -Por ahora lo llevo bien aunque sólo comeré fruta 

    -Bueno, por que hoy cambiaremos nuestra rutina 

    -¿Si? ¿Que tienes en mente?

    -Iremos a Manila, quiero presentarte a unos amigos

    -¿Amigos? Sérgio..

    -Tranquila, no habrá problema

    -Sérgio, no sé si es lo conveniente. ¿Quienes son?

     -Denver y Mónica, ya sabes que ellos se enamoraron en el atraco y además ella está embarazada y tal vez pueden ser amigas ¿no? 

    -No lo se, no estoy segura

Sérgio acarició su rostro

    -Solo los visitaremos, y si no te sientes cómoda nos iremos ¿si? 

   -Esta bien

Raquel no estaba muy convencida, ella nunca había tenido contacto con Denver, y a Mónica solo una vez la había visto pero decidió confiar en Sérgio y cedió a ir con él a Manila. Sérgio llamó a Denver anunciando que en unas horas estaría de visita, y luego de unas horas viajaron en avión y alquilaron un coche al llegar, Raquel estaba nerviosa sabía que Sérgio se estaba arriesgando mucho en ir con ella, la casa era hermosa, con grandes ventanales, de color blanca con detalles negros y lo más importante; en la playa, Raquel sonrió al verla y giro hacia Sérgio 

    -Así quiero nuestra casa 

    -Claro que si, aunque la nuestra tiene que tener la mejor piscina para Paula -Sergio le dijo a Raquel depositando un beso en su hombro

Cuando se acercaron y golpearon la puerta Sérgio había olvidado algo en el auto y corrió a buscarlo dejando a Raquel frente a la casa, ella giró al ver que Sérgio corrió hacia el auto hasta que sintió un brazo que la agarraba del cuello y una mano tapando su boca, metiéndola hacia dentro de la casa Denver sacó un arma y apuntó a Raquel en la cabeza

    -Eres una hija de puta, hiciste que el profesor me llamara para venir hasta aquí. ¿Donde está el? Lo detuvieron ¿no?

    -Por favor suéltame, estoy desarmada. Déjame que te explique

     -¿En cuantos minutos llegará la policia? 

     -Estas equivocado, no vendrá la policia. ¡Por favor!

Sérgio había olvidado unas botellas de vino para Denver y corrió a buscarlas, cuando volvió Raquel no estaba y al ver que la puerta de la casa estaba entre abierta entro, encontrándose con el peor escenario; Denver tenía acorralada contra la pared a Raquel apuntándole un arma ahora en su pecho 

    -Mi amor! Qué haces? -Pregunto Mónica desde el primer asustada

    -Esta hija de puta vino a detenernos

    -¡Denver! Baja ya el arma!! 

Grito Sérgio alterado, Denver se dio vuelta y vio a Sergio

    -Profesor, está bien? Esta mujer vino hasta aquí y quiere detenernos, perdón pero algo debemos hacer

   -Lo que harás es soltarla - exclamo Sérgio

   -¿Que? Por que? No ve que es peligrosa 

   -Sérgio, me siento mal - Raquel le decía a Sergio mientras su rostro comenzaba a ponerse pálido

    -Mal? Mierda se está excusando 

Sérgio se acercó a Denver 

    -Denver sueltala, o juro que te mato

Denver miró confundió al profesor 

    -¿Que?

    -Raquel está embarazada - Sergio apoyó su mano en el vientre de Raquel que ya comenzaba a notarse más - ¡De mi!

Denver bajo el arma, estaba en shock

   -Es broma profesor?

   -Claro que no - dijo Sergio abrazando a Raquel que temblaba en sus brazos 

   -Nos enamoramos, como tu lo hiciste con Mónica. Si! Me enamore de ella y aquí estamos, vamos a tener un hijo y tal vez me juzgues pero yo

    -Profesor!!! Tu también serás padre - Denver grito abrazándolo y luego abrazando a Raquel pidiéndole disculpas

    -Perdón inspectora, yo no sabía nada de esto, al verla me asuste y pensé que venía a buscarme

    -Esta bien, me asuste mucho! No vuelvas a hacerlo que casi me matas de un infarto, y dime Raquel! No soy más inspectora

En ese momento bajo Mónica más calmada, al ver la situación se había asustado y no animaba a bajar las escaleras

    -Profesor! - abrazó a Sergio 

    -Raquel! Creo que no nos han presentado bien - abrazo a Raquel y luego tocó su vientre - De cuanto tiempo estas? Yo de 18 semanas - Mónica sonrió acariciando su vientre visiblemente más grande que el de Raquel 

    -Ayer empezamos con las 12 semanas y  tu ya sabes que es?

    -Si! Es un niño - Mónica grito a los cuatro vientos

La conversación siguió entre ellas mientras Sérgio y Denver las dejaron tranquilas. Luego prepararon el almuerzo aunque Denver no paraba de disculparse con Raquel, aunque ella había aceptado sus disculpas él estaba muy arrepentido. Luego almorzaron y pasaron todo el día hablando y conociéndose entre ellos, compartiendo experiencias del embarazo, como el de Mónica era más avanzado le contaba algunas cosas a Raquel que había encontrado para bebés, luego subieron y le mostró el cuarto celeste que estaban preparando 

    -Es muy hermoso, me gustaría también tener un niño aunque Sérgio desea con todas sus fuerzas que sea niña

    -Denver también quería niña pero cuando nos dieron la noticia su emoción fue tan grande que hasta se olvidó de eso.

Raquel y Mónica en poco tiempo ya se habían hecho buenas amigas, hasta parecía que se conocían de antes, luego ellas bajaron y salieron con Denver y Sergio hasta la playa, caminaron toda la tarde y al llegar la noche cenaron en un restaurant. Estaban muy felices, ninguna de las dos parejas tenían amigos allí y el encontrarse les había hecho micha ilusion. Luego volvieron a la casa para ya irse a dormir, Mónica arreglo el cuarto de huéspedes y se despidieron, Sergio abrazo a Raquel mientras ella se desvestía para ducharse

    -Perdón 

    -¿Por que? 

    -Por lo que pasó con Denver, no sabía que reaccionaría así

    -¡Hey! Ya está, todo está bien! Ahora solo quiero que me ayudes a ducharme, pero solo eso ¿si?

    -No prometo nada

Sérgio y Raquel se ducharon, y como Raquel lo había pedido, no hicieron el amor, solo compartieron besos y caricias. Al salir los dos se pusieron sus pijamas pero al cabo de unos minutos a Raquel se le despertó su apetito sexual y se sentó arriba de Sérgio que ya estaba acostado, y comienzan a besarse apasionadamente mientras Sérgio aprieta las nalgas de Raquel, y la recuesta, le quita las bragas y el brasier, luego Sérgio pasa a besar sus senos delicadamente, y comienza a chupar uno de sus pezones, Raquel comienza a gemir bajito mientras aprieta la cabeza de Sergio para que no se separe de ella. Sérgio mientras chupa el otro seno se Raquel lleva una de sus manos a la vagina, uno de sus dedos comienza acariciar su clitoris y ya siente el sexo mojado de Raquel, ella sigue suspirando bajito mientras tira de su cabello

    -¿Te gusta así?

Raquel no responde, sigue gimiendo en su boca mientras lo besa, ella en un rápido movimiento se sale de abajo de Sergio intentando bajar su bóxer pero el la detiene

    -Hoy me dedicaré solo a ti

Sérgio le dijo acodándose arriba de ella para penetrarla pero Raquel lo detuvo

    -Quiero estar arriba tuyo 

Sérgio se da vuelta y Raquel se sube arriba de él, Raquel toma el miembro de Sergio entre sus manos y lo lleva hacia su vagina rozándola, Sergio suspira y mientras Raquel coloca el pene en la entraba Sérgio no puede aguantar y lo hace entrar de una sola vez, los dos sueltan un grito de placer. Raquel empieza a moverse circularmente y luego a cabalgar, entra y sale rápidamente, los dos están muy excitados, los senos de Raquel comienzan a moverse más rápido pegados al rostro de Sergio y el no puede evitar succionarlos, luego él trata de sentarse y vuelve a chuparlos mientras Raquel comienza a gemir más fuerte sintiendo que su orgasmo está por llegar

    -Sérgio, yo voy ..

Sérgio no aguanta sentirla así, gimiendo en su oído y la da vuelta quedándose encima de ella, lleva las piernas de Raquel a sus hombros y la penetra con fuerza, haciendo varios movimientos rápidos y fuertes, logrando entrar cada vez más profundamente y luego de unos minutos los dos se entregan al placer y terminan juntos. Después de recomponerse Sérgio se acuesta sobre Raquel, a él siempre le gustaba que ella se recostara sobre su pecho, pero últimamente era distinto, ahora él se acostaba sobre el vientre de Raquel, no parando de besarlo y hablándole a su bebé hasta quedarse dormido.



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...