História Un Camino A La Vida (Yaoi, Yuri, Mpreg) - Capítulo 2


Escrita por:

Postado
Categorias Histórias Originais
Visualizações 3
Palavras 1.284
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 14 ANOS
Gêneros: Ação, Aventura, Comédia, Drama (Tragédia), Famí­lia, Ficção, LGBT, Violência, Yaoi (Gay), Yuri (Lésbica)
Avisos: Álcool, Bissexualidade, Drogas, Estupro, Gravidez Masculina (MPreg), Heterossexualidade, Homossexualidade, Incesto, Linguagem Imprópria, Mutilação, Nudez, Sadomasoquismo, Sexo, Suicídio, Tortura, Violência
Aviso legal
Todos os personagens desta história são de minha propriedade intelectual.

Notas do Autor


Holi, bueno ya estaba montada la estructura de este cap, pero hice cambios, espero les guste n.n

Capítulo 2 - Cap 1: Volviendo a Empezar


Fanfic / Fanfiction Un Camino A La Vida (Yaoi, Yuri, Mpreg) - Capítulo 2 - Cap 1: Volviendo a Empezar

Ai:

Después de enterarnos de la verdad en mi familia, mi madre nos ayudo a escapar, y decidimos desaparecer, alejarnos de esa casa donde nos han hecho tanto daño, caminamos por días para no gastar el poco dinero que teníamos, al poco tiempo una tormenta nos agarro sin previo aviso haciéndonos correr hasta llegar a una casa la cual tenia un techo por fuera, nos colocamos debajo de ella para cubrirnos del agua que caía para no mojarnos mas de lo ya nos encontrábamos, como lágrimas del cielo, temblamos de frío y nos abrazábamos para tratar de calentarnos entre nosotros sin mucho éxito, haciéndonos estremecer con cada rayo que caía como si de un rugido se tratase.

Si nada de esto hubiera pasado, estaríamos comiendo galletas y tomando chocolate caliente al lado de la chimenea, con nuestros padres, aunque ellos estarían peleando como todos los días, mi hermano mellizo estaría abrazándome y cuidando de mi para que no escuchara ni pusiera atención a lo que sucedía a nuestro alrededor pero eso ya no pasaría, todo por esa noche, la noche en la que ya no pudimos mantenernos mas en nuestro hogar.

Los gritos y los golpes en la casa se hacían cada vez mas fuertes, mi madre lloraba tratando de protegernos con su labio roto y su cabello revuelto, Katsu, mi hermano tomo mi mano halando con fuerza de ella llevándome hasta nuestra pequeña habitación, en el armario teníamos una mochila que nuestra madre había hecho en caso de emergencia, la tomamos y salimos por la ventana, dejamos a nuestra madre atrás, nuestra casa, nuestra vida, no sabíamos nada de mi nuestra madre, no sabíamos si había sobrevivido, si nos buscaba o... Si el había logrado asesinarla.

Pasaron unas horas hasta que llegué a una señora llego a las afueras de la casa en la que nos encontrábamos y saco unas llaves sin darse cuenta de nuestra presencia para ingresar a su hogar, mi hermano y yo la miramos sin dejar de abrazarnos, no solo por el frió, si no por la curiosidad y algo de miedo de separarnos, ella nos miro a nosotros colocándose a nuestra altura y mirándonos con algo de confusión y luego miro nuestra ropa sucia y rota, abracé a mi hermano con más fuerza y miedo aferrándome a su camisa con mis manitas y el solo correspondió a mi abrazó de manera sobre protectora:

-¿Están perdidos?- negamos con la cabeza viéndola a los ojos -¿Los abandonaron? ¿se encuentran bien? ¿Quieren comer algo?- mi hermano me miro y suspiro de manera pesada y entristecida.

-Huimos de nuestra casa, nuestro padre intentaba golpearnos, no sabemos que le paso a nuestra madre ... Yo ... Yo me llamo Katsu y el es mi hermano Ai- ella sonrió de manera suave y se acerco un poco mas a nosotros de manera lenta y cariñosa.

-Yo soy Sandra, vamos a dentro aquí hace mucho frío- la mire con detalle, su cabello marrón oscuro por los hombros, su sonrisa amable, su mirada llena de amor, mientras que nos tiende la mano -además se hace tarde y es peligroso estar aquí solo, ¿por qué no se quedan hoy a dormir conmigo? Y mañana veremos que hacemos, por ahora es mejor tomar algo caliente y descansar.

Nosotros la miramos con ilusión y alegría asistiendo con la cabeza, al entrar, el lugar era muy calientito, se respiraba paz y tranquilidad, era como si lo que había pasado pasado desaparecido en unos segundos, ella camino hasta una puerta color blanca con letras de color azules que decían “David” y dentro de la habitación que allí estaban, sacó unas camisas demasiado grandes y nos la entrego riendo suave:

-Usarán esto mientras vallan a darse un baño, si quieren ver tele después del baño pueden hacerlo, yo iré a cocinar mientras, ademas de que mi hermano llega- ella sonrió y salió hacia la cocina.

Al cabo de unas horas, se oyó la puerta abrirse, seguido de eso un bostezo como si de un dinosaurio se tratase, un hombre alto de cabello marrón oscuro muy parecido a la señora Sandra apareció en la sala donde nos encontrábamos sentados mirando la televisión, el miro atónito y confundido y se nos quedo mirando fijamente y luego hizo un puchero muy infantil mientras salia corriendo a la cocina, cosa que nos dio mucha risa, el no se comportaba como un adulto, eso ya lo habíamos notado.

Sandra:

Me encontraba preparando la comida sin dejar de pensar en esos niños, lo que tuvieron que pasar no debía ser fácil, perdieron a su familia de la noche a la mañana, pensaba en dejarlos conmigo, hacerme cargo, cuidarlos como a mis hijos, no quiera abandonarlos, unas pequeñas risas me sacaron de mi trance, me gire sobre mi eje y vi a mi hermano con un puchero haciéndome reír:

-¿Quienes son ellos? ¿Son... Son tus hijos?- se hizo el ofendido –¡Soy tu hermano menor! ¿¡Por que no me dijiste nada!?

-Ellos no son mis hijos ... pero se quedarán con nosotros hoy David, deja de ser un niño mimado- me reí viéndolo a los ojos- hablemos de esto después de comer, quiero comentarte algunas cosas- el solo hizo una mueca y se fue a la cocina callado –Oh no ni te vallas que es hora de comer, niños ustedes vengan también- Salí de la cocina y les acaricie el cabello yendo con ellos a la cocina de nuevo viendo a mi hermano ya sentado en ella.

Los senté en la mesa junto a mi hermano y les serví la comida, mi hermano después de un momento de silencio comenzó a decir y hacer sus locuras, haciéndolos reír y tranquilizando el ambiente, David contaba cosas tontas que había hecho, ni David ni yo le preguntamos nada ni ellos dijeron nada de su vida, mi hermano David paso riendo hasta que ellos comenzaron a bostezar, a sentir sus ojitos pesados, yo alce a uno mientras mi hermano alzo al otro y los comenzamos a arrullar, los llevamos a una habitación que teníamos destinada para los huéspedes, (mas que todo a mis primos que les gustaba venir a dormir) y los dejamos dormir, nos dirigimos a la cocina y nos sentamos frente a frente para hablar claramente.

-Bien, me dirás ¿de donde salieron esos niños? ¿Quienes son sus padres Sandra?- Me miro a los ojos con seriedad y yo asentí.

-Esos pequeños estaban fuera de la casa cuando llegue del trabajo, estaban temblando de frío, David, no saben si su madre sigue viva o no, ellos casi mueren, no los podemos dejar estar en la calle ahora, a nosotros nos ayudaron cuando mamá murió, por que no los dejamos aquí, por favor... Ellos no tienen a donde ir - David solo me miro y suspiro pesado ..

-Sandra, quien va a cuidar de ellos dos con costo podemos sacar el dinero para mantenernos nosotros-

-Buscaré otro trabajo si es necesario, te lo juro, los mandaremos a una escuela y los haremos felices, te lo ruego David, nos necesitan más que nadie en este mundo, ellos no tienen a nadie, nosotros tuvimos a nuestros tíos, pero ¿ellos?-

-Si te comprometes a cuidarlos... Que nadie se va a meter... Esta bien se pueden quedar, pero tú te harás carga de todo, completamente todo, yo solo seré su tío consentido...-

-Si yo lo haré, y me haré cargo de todo, te lo juro- el asintió con la cabeza y se levanto para ir a su habitación y acostarse, lave los platos y deje la cocina limpia, me fui a mi cuarto me cambie y me acosté, ahora tendrían una madre, y yo lo seré con todo el amor del mundo, y los cuidare con todo lo que tengo.


Notas Finais


Gracias por leer de todo corazón espero que les guste S2


Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...